En el Estadio Municipal de Balaídos se enfrentaron Celta de Vigo y Villarreal. Celta llegó al partido con la necesidad de tres puntos para alejarse de los puestos del descenso. Villarreal, por otra parte, ubicado en la parte media de la tabla, mantiene el sueño vivo de clasificar a competiciones europeas. Jeison Murillo, Iago Aspas y Rafinha fueron titulares en el Celta y los hombres encargados de liderar al cuadro local. En el Villarreal, Raúl Albiol, Santi Cazorla y Paco Alcácer fueron los hombres de confianza del entrenador, Javier Calleja.

Villarreal no supo definir en la primera parte

Los primeros minutos del partido fueron todos para el Villarreal, moviendo la pelota de lado a lado y con profundidad en todo momento, encontraron a la defensa del Celta mal parada en varias ocasiones.

Le faltaba al Villarreal fortuna para definir. No pasábamos los 20 minutos de juego y Rubén Blanco ya era figura al detener sobre la línea remates de Santi Cazorla y Vicente Iborra.

No era un buen inicio de partido para el Celta, sus oportunidades en ataque llegaban por medio del balón detenido y no era bien aprovechadas. La oportunidad más clara de gol en la primera parte fue para el Villarreal, un pase perfecto de Cazorla dejó a Gerard Moreno sólo frente al arquero. El atacante intentó rematar al primer intento, pero apenas pudo conectar con la pelota que se fue por arriba de la portería.

Villarreal no tuvo más ocasiones claras

En la segunda parte la dinámica del juego fue la misma, el Villarreal con la posesión y el Celta tratando de mantener el orden en defensa, esperando una oportunidad en el contragolpe.

Villarreal estaba perdiendo intensidad y se quedaba sin ideas. Por eso, Calleja hizo entrar a Samuel Chukwueze y Carlos Bacca buscando velocidad por los costados y presencia dentro del área.

El Celta que no había tenido mucha presencia en ataque, con la salida de Rafinha perdió creatividad y se limitó a mantener la portería a cero.

La falta de ritmo fue evidente en los minutos finales, hubo falta de precisión en los pases y muchas faltas. El momento clave en el partido llegó al minuto 94 cuando luego de una serie de rebotes en el área fue Manu Trigueros quien anotó el gol del triunfo. Un golpe duro para el Celta que había jugado un segundo tiempo casi perfecto en defensa.

La lucha por los puestos europeos sigue para el Villarreal

El triunfo le permite al Villarreal llegar a 41 puntos empatando a Granada en la octava posición y ubicándose a cuatro del Atlético de Madrid, quien ocupa el último puesto de clasificación a las competiciones europeas. El Celta sufre la derrota número 12 de la temporada y con 26 puntos queda en alto riesgo de entrar en puestos de descenso, pendiente del resultado del Mallorca. El Celta volverá a jugar el miércoles cuando se enfrente al Real Valladolid. El Villarreal volverá a casa para enfrentarse a otro equipo involucrado en el descenso, el Mallorca, y esto será el martes 16 de junio.

Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!