La emergencia sanitaria mundial que ha provocado la pandemia del virus Covid-19 continúa afectando al deporte. Después del aplazamiento de competiciones como la Eurocopa o Roland Garros, entre otras, la última cita en ser seriamente cuestionada ha sido la de los Juegos Olímpicos de Tokio.

A las voces aisladas de deportistas olímpicos en plena preparación para la cita, comités y federaciones nacionales se han unido para pedir al Comité Olímpico Internacional (COI) el aplazamiento de los Juegos Olímpicos. La natación y atletismo estadounidenses han sido los más contundentes en un mensaje secundado por el atletismo francés y alemán, así como los Comités Olímpicos y Paralímpicos nacionales de Brasil y Noruega.

El Comité Olímpico de EEUU cree que no aplazar los Juegos 'no es el camino'

En una carta dirigida, la presidenta del Comité Olímpico Estadounidense, Sarah Hirshland, y el responsable de la natación en el país, Tim Hinchey, exponían la compleja situación actual de sus nadadores actuales: “Nuestros nadadores están dispuestos para competir contra cualquiera, donde sea y cuando sea. Sin embargo, seguir adelante en medio de la crisis de la salud mundial no es el camino”. Ante la petición de la Federación de natación del país norteamericano, Hirshland sentenció que “la decisión sobre los Juegos no recae en nosotros. Eso recae en la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Gobierno japonés y el Comité OIímpico Internacional (COI), pero en ningún caso enviaríamos a nuestros atletas en peligro si no fuera seguro".

Paralelamente a Tim Hinchey, el atletismo alemán y francés y Comité Olímpico y Paralímpico brasileño y noruego han expresado un sentimiento similar.

Paulo Wanderley, abanderado de la delegación brasileña en Barcelona 1992, y ahora presidente del Comité Olímpico Brasileño, lo explicaba así: “como yudoca y ex-entrenador del deporte, aprendí que el sueño de cada deportista es competir en los Juegos Olímpicos en sus mejores condiciones. Está claro que, en este momento, mantener los Juegos para este año evitará que este sueño se haga realidad".

España se une a la petición de aplazamiento

El deporte español no ha sido ajeno a las sucesivas peticiones para aplazar la cita olímpica. Carolina Marín ya expresó su opinión a favor de la postergación del evento y a la campeona olímpica de bádminton se ha unido, por el momento, la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Esta última, a través de su presidente, Luis Rubiales, transmitió a Alejandro Blanco (presidente del COE) y a Juan Antonio Samaranch (vicepresidente del COI) el deseo y la petición de aplazar los Juegos Olímpicos de Tokio buscando “prevalecer la salud por encima de cualquier otra cuestión y estar al lado de nuestro Gobierno”.

Thomas Bach reafirma la postura del COI

Fijados para celebrarse del 24 de julio al 9 de agosto de 2020, el COI comunicaba el pasado 3 de marzo desde Lausana (Suiza), la decisión de mantener las fechas previstas y de no alterar el calendario olímpico. Con dicho comunicado, la luz verde para la celebración de los juegos dio inicio al recorrido de la antorcha olímpica, modificando el recorrido inicial debido al coronavirus y a la cuarentena griega -la llama olímpica parte del país heleno desde Olimpia hasta el Estadio Panathinaikó de Atenas- que impidió el tradicional relevo por Grecia.

La decisión del COI, a pesar de las peticiones para su aplazamiento, continúa siendo reafirmada por su presidente, el alemán Thomas Bach: "No sé pueden posponer unos Juegos como si fuese un partido de fútbol.

Una cancelación de este tamaño sería la solución menos justa". Las palabras del alemán confirman la postura adoptada por el comité a inicios de mes que de momento no parece estar por la labor de aplazar unos Juegos Olímpicos que, a esperas de una decisión definitiva, siguen siendo objeto de debate.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!