La tarde de este domingo 12 de mayo, en su último partido de la temporada de la Liga Española de Fútbol, el Atlético de Madrid se enfrentó al Sevilla en el estadio Wanda Metropolitano. Durante la primera hora, el equipo de la capital se impuso a los andaluces, y todo parecía listo para un cierre de Liga victorioso y con un agradable sabor de boca para los colchoneros.

Pero Pablo Sarabia apareció con el gol del empate que frustraría los planes rojiblancos, cerrando el encuentro con un 1-1 que realmente beneficia más al equipo sevillano, con su posible entrada en la Champions League como cuarto posicionado de la Liga.

Anuncios
Anuncios

Aún así, la afición atlética vivió el partido con mucha ilusión. No por el hecho de jugarse algo en él, puesto que la segunda plaza ya era prácticamente suya, sino por animar y vitorear al central uruguayo Diego Godín en el que era su último partido en el club antes de marcharse al Inter de Milán. Los hinchas tenían que agradecerle todo lo que les ha hecho disfrutar desde el primer momento.

Godín, mucho más que un capitán rojiblanco

Y desde la misma llegada de los jugadores en autobús al Metropolitano, aparecieron ya las muestras de apoyo a Godín, con cánticos de "u-ru-guayo" y una energía increíble de los que lo esperaban detrás de las barandillas que custodian la entrada de vehículos al recinto.

Diego Godín, icono del mejor Atlético Madrid de toda la historia.
Diego Godín, icono del mejor Atlético Madrid de toda la historia.

Un momento verdaderamente emotivo para el jugador, cuyo adiós marcó realmente el partido. La marcha de Godín estuvo presente en cada momento del encuentro, lo que hizo que algunos de sus compañeros, como Griezmann, Koke o Juanfran le dedicaran aplausos y gestos de cariño junto a las gradas. Todo un show para los sentidos que logró sacar más de una lágrima al uruguayo.

Aunque no todo fueron afectos, pues algunos hinchas aprovecharon para lanzar consignas en contra de la directiva del Atlético de Madrid.

Anuncios

'Se va un jugador, pero se queda un hincha'

Tras finalizar el encuentro, Koke fue la persona que le acercó un micrófono a Godín tras cederle éste el brazalete de capitán del equipo. Era el momento de dedicarle unas palabras a la afición que tanto amor le había dado hasta el último momento.

"Quiero darle las gracias a esta afición, me han hecho sentir uno más desde el primer día", comenzaba Diego. "Ustedes son los que hacen grande este equipo, son el corazón, el alma, nunca nos dieron la espalda, muchísimas gracias", confesaba emocionado Godín, que culminó su discurso con el clásico "¡Forza Atleti!" mientras se agarraba el escudo de la camiseta. Después pronunció una última frase: "Se va un jugador, pero se queda un hincha".

Poseedor de ocho títulos con el club rojiblanco -entre los que destacan la Copa de la UEFA, la Supercopa de Europa y el Campeonato de Liga-, con 388 partidos totales disputados y 27 goles encajados (incluyendo uno decisivo para llevarse la mencionada Liga de Fútbol), Godín ha sido un jugador estrella y un referente para el Atlético de Madrid.

Anuncios

Haz clic para leer más y mira el vídeo