Hace unos días ocurrió un grave incidente en el Fútbol argentino. Los aficionados del River Plate decidieron reunirse para esperar y apedrear el bus del Boca Juniors mientras andaba de camino al Monumental. Y a raíz de este gesto, algunos jugadores del Boca Juniors resultaron heridos, y entre los jugadores destaca el capitán, el cual fue el más perjudicado de dicho equipo. Pablo Pérez, jugador el cual recibió un impacto en el ojo izquierdo provocándole una corta ceguera de unos segundos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Consecuencias de los incidentes

Pero a pesar de estos incidentes, la Conmebol decidió aplazar [VIDEO] el partido al día siguiente, dejando lo que se interpretó como una clara ventaja a River Plate [VIDEO], ya que habría algunos jugadores de Boca con lesiones y no podrían disputar el encuentro.

Por ello, algunos jugadores de Boca, e incluso el presidente, no tardaron en responder a esta decisión.

El presidente de Boca Juniors criticó el altercado con estas palabras: "Esto debería avergonzarnos como sociedad" En cambio, Carlos Tévez decidió acusar directamente a la Conmebol de ser más permisivo con River Plate que con cualquier otro club, añadiendo comentarios como "qué más tiene que pasar, que le den la Copa a River y ya está" y "si fuese Boca ya le habrían dado la Copa a River, que siempre hizo lo que quiso". Finalmente, la Conmebol decidió suspender indefinidamente hasta nuevo aviso la gran final que iba a enfrentar a estos dos eternos rivales.

La gran final se disputará en diciembre y puede que fuera de Argentina

Tras recibir enormes críticas de todas partes del mundo, la Conmebol decidió aplazar la final en diciembre, más concretamente el día 8 o 9, pero aún no hay fecha confirmada del todo.

Todo apunta a que la final no se disputará en el Monumental, y tampoco en ningún estadio de Argentina, ya que no es la primera vez que se ve un altercado de este tipo allí. Así que la final se intentaría disputar en la capital paraguaya, Asunción.

La gran final podría incluso disputarse a puerta cerrada, para poder evitar más conflictos entre aficionados y también para la protección de jugadores. De este modo, la final podría disputarse de una forma segura, pero sin ese apoyo de la afición de ambos equipos.

Todo esto ha sido comunicado por el Comandante de Policía Nacional, el comisario Walter Vázquez, quien reveló estas posibles opciones a la Radio ABC, que posteriormente subió a redes sociales el comentario de dicho comandante.