La competición [VIDEO]de clubes más importante del mundo, la Champions League podría estar bajo tela de juicio. El partido disputado entre el equipo París Saint Germain y el club Estrella Roja, que acabó con un resultado de seis goles a uno a favor del conjunto francés, se encuentra bajo sospecha de amaño.

El duelo entre los dos equipos del pasado tres de octubre, que culminó con goleada del PSG, está siendo investigado por la UEFA y la Policía francesa debido a una "arriesgada, extraña y cuantiosa apuesta". De acuerdo con una publicación de L'Equipe, un alto funcionario serbio habría apostado cinco millones de euros a que el Estrella perdería por cinco goles en el encuentro de la segunda jornada de la Champions League.

Cinco millones de euros en una apuesta

Nadie apostaría cinco millones de euros de un golpe a menos que esté cien por ciento seguro de que la va a ganar. Cualquier persona vinculada de manera directa o indirecta al encuentro no debería ni siquiera apostar ni un solo céntimo. Pero un alto dirigente serbio del Estrella Roja llamó la atención de las autoridades de la UEFA al desenfundar cinco millones de euros contantes y sonantes para realizar una apuesta que "no se gana ni con inspiración divina".

El dirigente apostó cinco millones de euros a que su equipo perdería por cinco goles de diferencia. Si alguien puede decir que se trata de una apuesta legal, que salga y lo diga. Legal podría ser, pero también rara y extraña "como sacada de un pacto con el diablo, con una legión de demonios o con un gremio de hechiceros vudú".

Alguien que se atreve a realizar una apuesta así, de cinco millones de euros, tiene mucho dinero o sabe que no lo va a perder. Ni decir que el Real Madrid le marcaría un gol al Alavés, en el partido de hace unas semanas, podría considerarse como una apuesta segura. Y ya todo el mundo sabe cómo acabó ese juego.

Los dos clubes niegan amaño o arreglo

El PSG y el Estrella han negado con rotundidad las acusaciones vertidas contra ellos, tras la publicación del artículo en L'Equipe. El París Saint Germain dice estar “a disposición de los investigadores” y advierte que “no tolerará la mínima afrenta a su reputación ni a la de sus dirigentes”, en una nota oficial del club, añadiendo que podría emprender acciones legales ante cualquier intento en su contra de calumnia o difamación.

Investigación policial

Tras recibir información de un confidente que consideró veraz, el presidente de la UEFA, el esloveno Alexander Ceferin, decidió informar a las autoridades francesas sobre el posible arreglo del partido.

Varios agentes de policía se infiltraron en las gradas del Parque de los Príncipes para observar con total detenimiento el encuentro entre los dos equipos.

La Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol encargó un informe a un especialista, quien describió actitudes pasivas y poco convincentes de algunos jugadores del club Estrella Roja. Sin embargo, los organismos que analizan las apuestas no observaron ningún dato extraño o fuera de lugar en fechas cercanas al encuentro.

Fuentes fidedignas

Una fuente concluyó que “es extraño que alguien pretenda apostar tanto dinero” y que lo haga “sin llamar la atención o levantar sospechas”. Debe ser difícil no llamar la atención con una apuesta de cinco millones de euros, la ganes o la pierdas. Con el dinero no se juega. Literalmente.