El Real Madrid dio a conocer que estudia la posibilidad de presentar una demanda en contra del Inter de Milán ante la UEFA. El motivo que el club español sostiene, es la presión ejercida a los mediocampistas croatas, Kovacic y Modric, por su representante, Vlado Lemic, para que estos abandonen a los galácticos y pasen a formar parte del plantel italiano. La diatriba se da en un momento donde el Inter [VIDEO] está restringido de hacer inversiones grandes en contrataciones debido a que no estaría en cumplimiento del fair play financiero.

Una oferta tentadora

La alternativa de pagar un traspaso no está al alcance del Inter en estos momentos, por tal motivo, los italianos sin presentar oferta al Madrid [VIDEO], le ofrecen a Modric por 4 años la cantidad de 40 millones de euros.

En vista de su limitación, utilizan a la prensa italiana como portavoz, quienes hacen conocida la oferta de 10 millones de euros por temporada, con opción a compra por 17 millones en el 2019. La oferta es ridícula, pero de esta forma estarían regateando el fair play.

El plantel de España está cansado de la presión que mantiene Vlado Lemic, el agente de los dos atletas actúa en representación del Inter para conseguir a ambos futbolistas. La estrategia que los italianos están implementando, consiste en ofrecer una jugosa suma de dinero para que sean los jugadores croatas quienes generen el cisma dentro del Madrid, de esta forma estarían consiguiendo el fichaje. Pese a que Kovacic había anunciado que no se iba a presentar a entrenar hoy, el plantel blanco no estaba esperando rebeldías por parte del jugador.

Estrategia peligrosa

Las jugadas de Lemic están un tanto cargadas de peligro porque las consecuencias no las estaría pagando el, si no sus jugadores. Kovacic, influenciado por su representante, se ha ubicado en una posición algo arriesgada. El croata que, en conjunto con las intenciones de su agente busca llegar al Inter, amenazó con no comparecer en los entrenamientos hasta dialogar con los directivos del Madrid, aunque hoy se presentó a entrenar, su intención es conseguir el traspaso que pidió de manera pública durante el pasado Mundial. No dirigirse directamente al club significa un error, y ahora está intentando una maniobra adicional que es complicada. Las actuaciones de Kovacic podrían ser tomadas como acciones de indisciplina.

El joven mediocampista quiere retirarse porque cree que necesita participar en más juegos para lograr ser pieza clave en el plantel. Julen Lopetegui, técnico del Real, conversó con él hace días atrás, donde le afirmó que en su esquema, el croata tendrá una participación relevante.