Si algo ha caracterizado a la selección alemana campeona del mundo con Joachim Low es que ha sido la más diferente a todas las selecciones alemanas anteriores, siendo esta, una con un modelo más internacional y globalizado respecto a la otras selecciones campeonas que representaron a Alemania en los mundiales. Los cambios son más enfocados en el estilo de juego y a la visión más globalizada de la Federación Alemana de Fútbol en los últimos años.

Sin embargo, algo que ha mantenido su esencia alemana son las estrictas normas a la hora de las concentraciones de los jugadores durante algún torneo o competición, indiferentemente de la categoría que se represente en ese momento haciendo que se enseñe todas las facetas de los jugadores profesionales, dentro y fuera de las canchas.

Löw mantiene la esencia alemana

Los medios nacionales e internacionales ya dieron a conocer las estrictas normas que ha puesto el seleccionador Joachim Löw a sus 23 jugadores convocados para el Mundial de Rusia 2018 [VIDEO], para mantener concentrados a los jugadores durante todo el mes que se realizará el evento con el fin de lograr lo que ninguna selección ha hecho desde el nuevo formato de la Copa del Mundo: defender el título de campeones del Mundial de la FIFA.

Entre las muchas normas, llamaron la atención las más comunes entre los jugadores jóvenes, y es que la selección alemana en su mayoría contará con jugadores no mayores de 25 años. Se ha prohibido usar las redes sociales, mantener relaciones sexuales o ingerir alcohol, salvo que solo sea una copa de vino o una jarra de cerveza como máximo antes de dormir siendo supervisada por el cuerpo técnico de la selección durante el mes del campeonato en Rusia [VIDEO].

Con estas normas, Joachim Löw busca mantener la esencia alemana en la concentración, donde se han caracterizado siempre por ser un equipo profesional y competitivo que nunca se ha visto involucrado en casos polémicos, durante sus concentraciones en los campeonatos mundiales de fútbol.

La Mannschaft primero que nada para Löw

Durante unas declaraciones del seleccionador alemán, Joachim Löw, se dieron a conocer estas “prohibiciones”. El técnico expuso que todo este plan era debido a que los jugadores tenían que dejar a un lado su ego y poner las ambiciones del equipo por delante a lo que agregó “somos todos piezas de un rompecabezas”.

El entrenador alemán campeón del mundo terminó dicha entrevista asegurando que “los jugadores saben cuál es nuestra línea de comportamiento, y saben cuáles son nuestras principales ambiciones” dejando muy claro que la Mannschaft es prioridad antes que cualquier jugador del equipo.