Los Houston Rockets se robaron el Juego 4 en Oracle Arena el martes por la noche, 95-92, inyectando vida nuevamente en las finales de la Conferencia Oeste. La serie se dirige ahora a Houston, atada en dos juegos cada para cada equipo, pero esta vez los Rockets tienen ventaja local.

Desarrollo del partido

El juego 4 fue un asunto feo a veces, lento y descuidado, seguido de acción y gran dramatismo. Hubo empujones, jadeos y resoplidos. Al final, el juego finalmente estuvo a la altura de las expectativas. Los dos mejores equipos de la liga, mano a mano.

Un juego reñido hasta el extraño final donde se vio a Stephen Curry errar un potencial triple, fue un alivio bienvenido para los Rockets.

Ambos equipos nos dieron lo que estábamos esperando. Citando las últimas palabras del entrenador [VIDEO] jefe de los Warriors, Steve Kerr: "Ambos equipos jugaron con mucha fuerza".

"Lucharon y se esforzaron en cada jugada", dijo Kerr. "Les doy crédito, pero, no creo que hayamos hecho un trabajo lo suficientemente bueno para crear oportunidades donde ellos cometan errores".

Los Warriors se alimentaron del feroz liderazgo de Draymond Green, quien pasó la noche enredado con el armador de los Rockets, Chris Paul. Dedos apuntándose, Pecho con pecho. No era desquiciado pensar que quizás se iban a encontrar en el estacionamiento después del juego.

Paul, quien estaba cojeando en el juego anterior de la serie, terminó obteniendo lo mejor si y resulta que incluso lo predijo. "Chris se sintió mejor.

Su pie se sintió mejor ", dijo el entrenador en jefe de los Rockets, Mike D'Antoni. "Él me dijo después del Juego 3, 'Si pongo mi pie bien, vamos a vencer a estos muchachos'".

"Creo que en todos los juegos ha sido un enfrentamiento físico", dijo Kevin Durant, cuando se le preguntó si los Rockets habían intensificado las cosas. "Tuvimos oportunidades de ganar este juego de Baloncesto. Tienes que quitarte el sombrero delante de Houston por remontar este juego".

A pesar de una clara ventaja en el inicio de 12-0 para los Warriors, los Rockets continuaron luchando y encontraron una manera de robarse este juego para llevárselo a su casa.

Paul y James Harden, que terminaron con una puntuación de 30 tantos para Harden y 27 para Paul, proporcionaron el liderazgo y la determinación que Houston necesitaba. Esta dupla termino aportando mas 57 de 95 puntos para su equipo, más del 50%.

Para los Warriors, fue una actuación extraña. Parecían invencibles a principios del primer cuarto y luego de nuevo al final del tercero.

El resto del partido lucían perdidos en la cancha.

El desenfoque de los Warriors

Movimientos lentos, pases errados. Jugadores cayendo y tropezando toda la noche. Simplemente no parecían sincronizados a veces. Poco juego colectivo. Los Warriors terminaron con solo 14 asistencias, la fatiga jugó un factor importante y también lo hizo el estilo de juego.

"Este partido [VIDEO] fue una especie de guerra en trincheras", dijo Kerr. "Creo que esta es la NBA moderna. Se convierte en una batalla uno a uno, con todo el cambio ".

Quizás los Warriors solo necesiten ser desafiados, antes de seguir su ritmo. Tal vez los Rockets han descubierto que su única esperanza es jugar un estilo de baloncesto feo y físico. Tal vez esto sea solo un enfrentamiento entre los dos mejores equipos de baloncesto, intercambiando codos e ideologías.