Con el trofeo de campeón de La Liga 2017-2018 en poder del FC Barcelona, se generó hace una semana la incertidumbre de si el Real Madrid le haría el respectivo pasillo de honor al campeón. Muchos han sido los argumentos a favor y en contra para realizar o no el tan “anhelado pasillo [VIDEO]”.

Las razones de la negativa del Madrid

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid fue enfático en sus declaraciones al indicar: “No vamos a hacer pasillo, la decisión es mía, no entiendo lo del pasillo”; declaraciones que fueron respaldadas por el capitán del equipo. Sergio Ramos declaró: “Lo que diga el míster va a misa, ellos ya tienen el título que querían, el pasillo les debe ser indiferente”.

Otro jugador que respaldó contundentemente a “Zizou” fue Lucas Vázquez que comentó: “Nosotros estamos a muerte con el míster y haremos lo que él nos diga”.

Esta unidad en el conjunto merengue refleja el sentir de un equipo que considera: les fue “irrespetado” el título de campeón de la Súper Copa de Europa obtenido ante el Manchester United. Recordemos que el Madrid y Barça se enfrentaron en la ida de la Súper Copa de España,inmediatamente los blancos conquistasen este título [VIDEO]y para ese momento, los culés no le realizaron el respectivo pasillo.

La perspectiva Blaugrana

Contradictoriamente, el primero en manifestarse a favor de finalizar esta “tradición” del pasillo fue el mismo técnico Ernesto Valverde. Desde su punto de vista, indicó que: ya no se trata de un gesto de respeto ni de reconocimiento, sino de mofa hacia tu rival.

“No querría que me lo hicieran, ni lo haría”, reveló Valverde restándole importancia al pasillo. Irónicamente, cuando fue entrenador del Villareal, en el año 2009, sus pupilos sí le “rindieron honor” al Barcelona.

Jordi Alba, lateral izquierdo blaugrana, atizó más la polémica en torno al tema con las siguientes declaraciones: “Seguro que el Barça lo haría, por nuestros principios y los valores de la entidad… seguro que es algo que viene de arriba, no porque ellos no quieran…” indicando una posible decisión directiva y no colectiva en la no realización del pasillo por parte de los merengues.

A pocas horas de vivir uno de los encuentros deportivos más mediáticos a nivel mundial surgen las interrogantes: ¿El Real Madrid le rendirá honor al Barça? ¿Prevalecerá la caballerosidad entre ambas oncenas? ¿Se mantendrá la tradición o por el contrario, se impondrá la discordia?