¿El mercado va a llevar a una guerra? Entre el Real Madrid y el Manchester City, la situación es actualmente bastante tensa. No por el récord de Neymar, aunque ambos clubes siguen de cerca la situación del jugador brasileño del PSG. No, la carpeta activa es Isco. Probablemente impulsado por su impresionante actuación con España [VIDEO] contra Argentina en un amistoso esta semana, el centrocampista está más que nunca en la mira de Pep Guardiola en vista de la próxima ventana de transferencia. Según la información común de varios medios de comunicación españoles e ingleses, el técnico catalán quiere reclutar a Isco prometiéndole un claro aumento salarial y un lugar de titular la próxima temporada en los Citizens.

Un enfoque que, inevitablemente, no es del gusto del Real Madrid [VIDEO], incluido Florentino Pérez, que aprecia mucho a Isco.

Un Guardiola ofensivo durante el mercado de fichajes

El Real Madrid ha decidido luchar. Según el Daily Mirror, el club de merengue ha reactivado la pista de Raheem Sterling. Una pista planificada hace varios meses para suceder a Gareth Bale la próxima temporada. Una opción que se detuvo, pero que encontró un renacer en el período del interés del City por Isco. Obviamente, es casi una coincidencia. El club merengue está tratando de presionar a los Citizens para el próximo verano. Esto no pudo evitar que Pep Guardiola pretenda seguir adelante con sus intenciones, pues el ex entrenador del Barça sigue soñando con el centrocampista español que sería el sucesor de David Silva, con la asociación con Kevin De Bruyne en el centro campo del club inglés.

¿Una ventana de transferencia decisiva para la carrera de Isco?

Manchester City estaría dispuesto a pagar unos 100 millones de euros para asegurar los servicios de Isco en la próxima ventana de transferencia. Un comienzo que no es concebible a los ojos de Florentino Pérez, pero el jugador también podría tener algo que decir, él que vio su tiempo de juego caer durante los meses en la Casa Blanca. De hecho, Zinedine Zidane no es uno de los mayores fanáticos del jugador español. El campeón mundial de 1998 ve a Isco como un jugador de lujo, pero no más. Una situación que podría cansar al principal afectado, especialmente si se le promete un lugar en otro sitio, que está bajo las órdenes de una leyenda como Pep Guardiola. Para el Real Madrid, el riesgo de perder a Isco es muy real. Los fans del club merengue no están muy a gusto con esta situación.