Los rumores dicen que su agente, Tony Godsick, se acercó a Richard Krajicek, el torneo Rotterdam ATP 500, pocas horas después de la victoria de Federer, para informarle sobre la probabilidad de que Roger busque un comodín en el torneo. Su asistencia se confirmó a principios de esta semana y los fanáticos han estado al borde de sus asientos desde entonces, contando horas para presenciar uno de los mayores logros en los deportes modernos.

#Roger Federer ha aceptado un comodín en el Torneo ABN AMRO World Tennis de esta semana en Rotterdam, buscando superar a su oponente #Rafael Nadal y convertirse en el hombre más viejo en sentarse en la cima del mundo del tenis, a la edad de 36.

Está garantizado que alcanzará la posición No.1 si llega a las semifinales esta semana. La perspectiva de su vuelta al manto, catorce años después de que él primero se colocó en la cima de las clasificaciones, ha enviado al mundo del tenis al frenesí. Todos los ojos estarán sobre él esta semana.

¿Qué significa eso?

Todos sabemos que Roger Federer no es un hombre ordinario y que es una maravilla de uno entre un millón que nos quedaríamos sin superlativos en un esfuerzo por describirlo.

Él es la leyenda de las leyendas y el más grande de todos los tiempos de acuerdo con la mayoría de los expertos del tenis. Esto esampliamente aceptados entre los expertos y fanáticos del tenis, sin embargo, incluso según los altos estándares de Roger, volver a la posición número 1 en el ranking parece un milagro que nadie se atrevió a imaginar .

El número uno más antiguo en la historia de los rankings de la ATP es Andre Agassi, que ocupó el puesto por última vez en 2003, a la edad de 33. Si Federer, de 36 años, cumple con las expectativas esta semana y recupera el primer puesto, reemplazará a Agassi como el hombre más viejo por un amplio margen, para tomar el trono.

Hasta esta semana, Roger se negó a hablar sobre la posición Nº 1 en los rankings como su principal prioridad y siempre trató de minimizar la importancia de la misma. Incluso cuando estuvo tan cerca de lograr la hazaña el año pasado, afirmó que no jugará para la clasificación y que, si vienen, será una gran alegría para él.

Esta semana es diferente, sin embargo él sabe que esta es una oportunidad de oro para él y que también podría ser la última. Tiene muchos puntos que defender en marzo y si no lo hace esta semana, es posible que no tenga más posibilidades de hacerlo. Está jugando para el ranking esta semana y está centrado en establecerse como el jugador más viejo que haya llegado a la cima.

Él no está tratando de ocultar su pasión por regresar a esta posición y parece estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para lograr la hazaña.

Un camino difícil

Roger Federer ocupó el primer puesto durante más de cuatro años consecutivos desde 2004 hasta 2008. Tiene el récord del lapso más largo en la cima del mundo del tenis. Sin embargo, las cosas cambiaron con la aparición de jugadores como Novak Djokovic y Rafael Nadal. Permanecer en la cima se hizo mucho más difícil para el gran suizo. Aúin así, profundizaría en la mayoría de los torneos que jugó y mostró grandes actuaciones, pero parecía que ya no tenía la ventaja sobre sus rivales más grandes .

Perdió todos sus partidos de Grand Slam contra Rafa de 2008 a 2017. Después de cambiar su raqueta en 2013, mostró signos de mejoría, pero cada vez que se posicionó para ganar un gran torneo, había un tipo llamado Novak Djokovic en el otro lado de la red que lo impedía una y otra vez. La mayoría de los expertos lo habían abandonado y estaban hablando de la jubilación.

Como admitió recientemente en una entrevista con ATP, en esos años, estaba totalmente bien para ganar un Grand Slam más antes de colgar sus zapatos. Las cosas empeoraron en 2016 y los fanáticos no se olvidan de la escena en la que Roger Federer estaba tirado en el césped de Wimbledon Centre Court contra Milos Raonic, donde su rodilla se había rendido. Su gran historia podría haber terminado allí mismo.