En ocasiones, el fútbol nos trae historias preciosas. Historias que nos muestran que nada es imposible si se lucha lo suficiente por ello. Pere Ribas es un apasionado del fútbol y da muestras de ello cada fin de semana en Ràdio Olot, medio con en el que colabora habitualmente comentando los partidos en los que juega el equipo de esa localidad catalana en la que reside.

Amor por el fútbol

Su amor por el fútbol y la Radio nació a la temprana edad de cinco años. La pasión con la que se narran los goles en programas como Carrusel Deportivo pronto lo cautivó. A pesar de que desconocía las reglas del juego y todavía no era seguidor de ningún equipo, aquella tarde algo cambió en la vida de Pere.

Desde ese momento supo que quería dedicarse a ello, acumulando horas y horas como oyente su pasión por el fútbol se iba acentuando cada vez más.

Al contrario que la mayoría de los chicos y chicas de su edad, Pere no eligió el Barça o el Real Madrid. Él es fiel seguidor del Real Betis. Cuenta que su afición por el club verdiblanco surgió justo en el momento en el que escuchó su himno. Gracias a una gran iniciativa de la peña bética Girona-Olot, Pere pudo viajar con su familia para vivir en directo un partido del Real Betis en el Benito Villamarín y cantar a capela el himno que ya se sabía de memoria. Además de poder conocer a muchos de sus ídolos, como Rubén Castro [VIDEO] o Dani Ceballos, y recibir un merecido homenaje por parte de la afición bética.

Comenta los partidos con una radio auxiliar

Para comentar los partidos que no puede ver, Pere se sirve de una radio auxiliar que escucha para saber lo que está ocurriendo en el encuentro.

Él utiliza las emociones del propio narrador para transmitir sus sensaciones acerca de las jugadas que están ocurriendo en esos momentos. Reivindica que el locutor de radio debe ir más allá, para poder ayudar a visualizar el partido o imaginar el transcurso del mismo a las personas que por diferentes motivos se encuentran incapacitadas para ello.

El periodista David Planella le describe como un crack ante el micrófono y fuera de él, además de asegurar que es un niño muy maduro para la edad que tiene y con una capacidad comunicativa y de retención de estadísticas brutal. El sueño de Pere Ribas es hacer carrera en el periodismo deportivo y transmitir su pasión por este maravilloso deporte a través de las ondas.

Esta historia demuestra que el fútbol va mucho más allá de ser un simple deporte, es un sentimiento. Un sentimiento que se vive, se oye, se huele, se palpa... Y que unas veces se ve y otras no, cosa que como nos enseña Pere no es impedimento para transmitirlo.