El foco de atención del Real Madrid no estaba centrado en el estado de su plantilla, sino que orbitaba en la capital de Francia, donde durante el último partido de su rival, el Paris Saint-Germain, saltaba la noticia. Se trata de una importante lesión de la gran estrella de los parisinos, por parte del brasileño Neymar [VIDEO]. Para calibrar el alcance de esta incidencia basta comprobar la reacción de algunos de los elementos más importantes del club francés.

Una de las más significativas fue la de su técnico, Unai Emery. No podía dar crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Hasta el punto que no puede esconder su preocupación y se le ven sus ojos muy cristalinos.

No en vano, está reconociendo la grave lesión de su jugador más mediático y sabe que será muy complicado que pueda estar en el once inicial de su equipo en el partido contra el Real Madrid que tendrá lugar la próxima semana en Paris. Hasta el punto de que es consciente la aportación de su astro en el resultado final de la eliminatoria de octavos de final en la Champions League.

El presidente del PSG no da crédito a lo que ha visto

De todas formas la reacción de Emery no fue la única sorprendente dentro del Paris Saint-Germain. También su presidente, el millonario árabe Al Khelaifi, no pudo ocultar sus peores temores en el momento en que Neymar [VIDEO] abandonaba el campo en juego en la camilla de los servicios médicos. Con la cara completamente desencajada, no dudaba de que su presencia ante el Real Madrid podría ser más que complicada.

Al igual que su compañero de juego, Thiago Silva que como jugador que es conocía que no era una lesión superficial, sino que le podría impedir jugar este decisivo enfrentamiento ante los merengues. La reacción de ambos personajes fueron recogidas por los medios de comunicación franceses y han dado vuelta a todo el mundo.

Neymar sufre una complicada torcedura de tobillo

En cualquier caso, hay una cosa cierta y es que la estrella del Paris Saint-Germain se retiró del terreno de juego en camilla tras haber sufrido una dolorosa torcedura de su tobillo mientras disputaba un balón con el defensa rival, Sarr. En este sentido, el plazo de recuperación para restablecerse es de un mínimo de siete u ocho días en su recuperación.

Con lo cual tendrá muy complicado en este partido tan importante ante el Real Madrid. Y de hacerlo, no será en las mejores condiciones físicas. Ante un partido tan exigente como el que se tendrá que jugar la próxima semana. No en vano le va la vida a los franceses, aunque también a los chicos de Zidane.