A pocas horas del cierre del Mercado de fichajes, el Fútbol Club Barcelona ya ha dado por cerradas tanto las llegadas como las salidas. Los fichajes de Philippe Coutinho [VIDEO] y Yerry Mina dan un salto de calidad al conjunto que entrena un Ernesto Valverde que ha visto cumplido su deseo de acortar la plantilla con las cesiones de Arda Turan, Rafinha y Gerard Deulofeu, a las que hay que añadir la venta de Javier Mascherano.

Al trabajo con las llegadas y las salidas hay que unir las renovaciones. El club ha ampliado los contratos de Gerard Piqué, Sergio Busquets, Sergi Roberto, Iván Rakitic, Luis Suárez y de un Leo Messi que está cada vez más contento con la planificación.

El futuro del proyecto parece garantizado.

Leo Messi es consciente de que el club está haciendo las cosas muy bien. Terminado el mercado invernal con éxito, ahora hay que comenzar a preparar la próxima campaña.

Griezmann, Arthur y un lateral zurdo

La idea está más que trabajada. El próximo verano los objetivos son una estrella mundial, un organizador del juego y un recambio en el lateral izquierdo. Dos de las tres operaciones están ya encarriladas. El Barça pagará la cláusula de Antoine Griezmann, que asciende a 100 millones de euros. El francés será el refuerzo estrella del próximo verano en 'Can Barça'. Junto a él, llegará seguramente Arthur, el brasileño que ha maravillado en la pasada Copa Libertadores.

Tres descartes

Los quiere fuera. Messi está contento con la plantilla actual y con los objetivos para el próximo verano.

Pero en opinión del astro argentino, hay tres jugadores que, por diversos motivos, no deben continuar en la disciplina azulgrana. Están en la lista negra tanto de Messi como de Valverde y así se lo ha hecho saber La Pulga a la directiva. Nos referimos a André Gomes, Aleix Vidal y Lucas Digne.

Los motivos son diferentes. A André Gomes, además de no haber convencido en lo futbolístico, no se le perdona su traición al vestuario [VIDEO]. Es verdad que en los últimos encuentros ha mostrado una mejor actitud en el terreno de juego. Pero Messi no lo puede ni ver. Aleix Vidal es muy distinto. Está completamente integrado y es muy querido en el vestuario. Messi es su amigo y le ha aconsejado que busque una salida. No termina de definir si es defensor o atacante y con Sergi Roberto y Semedo está más que cubierta la banda derecha.

Por último está Digne. El francés no da el nivel. Simple y llanamente. Jordi Alba es uno de los mejores laterales del mundo y cuando juega el francés, el equipo se resiente mucho. Saldrá del Barça.