Publicidad
Publicidad

Un solo nombre propio sale a la luz pública cuando de la selección española se habla por estos días: Isco Alarcón. Y es que, para la posteridad ha quedado la dantesca exhibición futbolística del mediapunta del Real Madrid [VIDEO] con la Roja el pasado sábado en el Santiago Bernabéu ante Italia, que dejó a la escuadra ibérica virtualmente en el Mundial de Rusia de 2018, acompañada de la goleada frente a Liechtenstein 0-8 tres días después.

Más allá del doblete convertido, vital en la goleada 3x0 que España le endosó a Italia, la actuación del ex jugador del Málaga y Valencia rompió todos los paradigmas.

Fue un auténtico show de magia, desequilibrio y efectividad dentro del engramado del "Teatro de La Castellana".

Isco se encuentra en un momento sublime, el mejor de una carrera que todavía no llega a su pico de rendimiento pero que va tomando maneras superlativas, considerando que en seis meses ha pasado de ser recambio en el Madrid y España, a titular indiscutible y motor ofensivo en ambos frentes.

Advertisement

Cada partido que pasa, el "22" pierde menos balones; de hecho, los únicos que dilapidó contra la "Azzurra" llegaron gracias a duras faltas de los Verrati [VIDEO], De Rossi, Barzagli o Bonucci. Asimismo, pese a no ser el físico su arma preponderante, el enganche malagueño ha ganado cuerpo y potencia en las semanas recientes, sin perder regate ni filigranas y sus galopadas recorren mayor cantidad de metros encuentro tras encuentro, tal y como viene demostrando desde abril con los merengues y de la forma en que lo ratificó en la citada doble fecha de eliminatorias.

Ni hablar de su disparo de media y larga distancia con las dos piernas, que ahora incorpora la excelsa pegada a balón parado. Guardando distancia, y todavía mucha, el Isco actual reúne cualidades de una mezcla entre Zidane e Iniesta; o al menos, eso ha mostrado durante los últimos meses.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Liechtenstein tampoco se libró de Isco

La selección que dirige Julen Lopetegui prácticamente selló su ticket al Mundial de Rusia goleando 8 a 0 como visitante a Liechtenstein, que tampoco se libró del talento de los mediocampistas ofensivos de la Roja, incluyendo al propio Isco Alarcón.

El exquisito mago andaluz marcó a bocajarro una diana; sin embargo, volvió a resaltar aún más por su capacidad para llevar los hilos de España en tres cuartos de cancha, siempre asociándose con el "Chino" Silva, Thiago Alcántara y el propio Iniesta.

Al margen de los "jugones", Modric y Kroos en el Madrid, y los genios Iniesta y Silva en la selección, el dueño de ambas oncenas, en lo futbolístico, y el que agrega el elemento distinto es Isco; caviar en el paladar del amante del buen Fútbol y ahora decisivo en el resultado de sus equipos.