Publicidad
Publicidad

Increíble. Nada hacía pensar que Boston podía tener alguna oportunidad en una serie que se le complicó (y de qué manera) tras perder los dos primeros duelos en el TD Garden, y sin su estrella, Isaiah Thomas, con dolencias en la cadera. Y menos aún cuando perdían por 21 puntos. Pero los Celtics son una franquicia especial, la más laureada en la historia de la NBA, y su leyenda es muy alargada.

Ayudó a esta victoria que LeBron James, que venía promediando algo más de 34 puntos partido en estos playoffs, se quedó en unos paupérrimos 11, con apenas un 30% de acierto y un rosco desde la línea de tres tras cuatro intentos.

Si a ello se le suma el descomunal partido de Marcus Smart (27+5+7), que entró en el quinteto titular en detrimento de Thomas, Boston pudo mostrar su mejor versión. No en juego, pero sí en intensidad y fe.

Advertisement

Los de Brad Stevens mejorar exponencialmente sus estadísticas, pasando del 37% en tiros de campo del Game 2 al 46%, pero sobre todo desde el triple, pasando del 29% al 46%, con Smart a la cabeza y su 7/10.

Si los Cavs pudieron obtener ventajas tan grandes a lo largo de este tercer partido, esta vez no fue por LeBron y sí por jugadores como Kevin Love (28+10), Kyrie Irving y sus 29 puntos con 7 asistencias o el propio Tristan Thompson (18+13), líder en la pintura y un arma fundamental en estos Cavs. Pero esta vez la rotación no fue tan amplia y Tyronn Lue apenas dio oportunidades y el banquillo tan sólo aportó 9 puntos, un dato que contrasta con los 40 del partido anterior.

Boston creyó

La primera mitad fue de dominio local, que muy pronto cogió la delantera, y aunque el nivel no fue el del Game 2, los Cavs mandaban, la distancia iba creciendo con el paso de los minutos, con los puntos en la pintura de LeBron y Tristan Thompson y el acierto desde el perímetro de Kevin Love, Irving y JR Smith.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Así, del 6-5 se pasó al 77-56 mediado el tercer cuarto. Pero lo que parecía un nuevo barrido de Cleveland, se convirtió en esperpento en el último cuarto. LeBron no anotó y su equipo lo pagó caro. Desde ese +21, los Celtics crecieron, creyeron, defendieron y anotaron mucho. Poco a poco fueron reduciendo las diferencias y al final del tercer cuarto todo estaba en el aire (87-82).

Las diferencias eran muy pequeñas y hubo muchos cambios de líder en el cuarto envite. Una canasta de Jonas Jerebko a falta de 30 segundos hacía saltar las alarmas en 'The Q', y aunque Kyrie Irving aparecía para poner el empate a 108 a falta de 10 segundos, la última posesión era para Boston. Ahí apareció Avery Bradley y su triple con suspense y casi sobre la bocina, para hacer saltar por los aires todas las apuestas, dejar a los Cavs sin el récord de 13-0 en playoffs y poner el 1-2 en la final. No lo olvidemos, sin Isaiah Thomas. Orgullo verde.