La respuesta del organismo ante los anticuerpos del COVID-19 es un tema que suele ser discutido en investigaciones e informes. Un estudio publicado por Nature Medicine, sugiere que los anticuerpos pueden desaparecer en algunas personas que sean positivas para el coronavirus pero asintomáticas, dos meses después.

Jennifer Gommerman, profesora de inmunología en la Universidad de Toronto afirmó en un estudio realizado, que los anticuerpos también pueden ser detectados en la saliva y que el fluido puede funcionar para realizar las pruebas, ya que es fácil de obtener. La investigación podría conllevar al desarrollo de una vacuna eficaz para inducir una respuesta duradera de los anticuerpos, que proteja al vacunado contra la pandemia.

En ese mismo orden, las farmacéuticas estadounidenses Regeneron y Eli Lilly han creado los "anticuerpos monoclonares" y han solicitado la aprobación de emergencia. Uno de los laboratorios recibió el apoyo del presidente Donald Trump, al tratarse con esta nueva terapia contra el COVID-19.

Los anticuerpos monoclonares

Los anticuerpos monoclonares son una nueva terapia desarrollada por las compañías Regeneron y Eli Lilly contra el COVID-19, las cuales consisten en un tipo de medicamento que es conocido para tratar células cancerígenas y Enfermedades autoinmunes.

Las vacunas ayudan a los seres humanos a producir anticuerpos con patógenos específicos, para que el sistema inmunológico se encuentre preparado y pueda combatir infecciones.

Adicional a ello, para que el organismo pueda batallar contra una enfermedad, también se le puede suministrar al paciente anticuerpos provenientes de una persona recuperada, a esto se le denomina "plasma convaleciente", sin embargo es complicado obtener una cantidad suficiente para el tratamiento.

Es así como las farmacéuticas han progresado en la creación de un conjunto de anticuerpos basados en los de una persona, en el caso de Regeneron y Lilly los tomo de un ratón que fue modificado genéticamente para que tuviese un sistema inmunológico similar al de los seres humanos.

Los resultados de los anticuerpos

Ambas empresas han comprobado que los anticuerpos desarrollados son efectivos contra el COVID-19, ya que distorsionan una estructura del virus llamada "proteína de pico" la cual se encarga de propagarse en las células humanas. Estas células inmunitarias pueden cultivarse en laboratorios para producir anticuerpos de manera masiva.

Este tratamiento debe ser a través de una transfusión mediante goteo, a diferencia de las vacunas, la terapia ofrece una protección temporal. Los estudios e informes preliminares revelados por las compañías muestran que los anticuerpos reducen la carga viral del COVID-19 y el tiempo de recuperación en pacientes no hospitalizados.

El tratamiento del presidente Donald Trump

La semana pasada el presidente de Estados Unidos, Donald Trump fue diagnósticado como positivo para el COVID-19, afirmó a través de un video que la terapia recibida por Regeneron: "realmente funcionó fantástico, quiero conseguirles lo que me dieron".

Regeneron detalló que no se utilizaron tejidos fetales para desarrollar los anticuerpos, fueron tomadas células de un riñón embrionario humano de la época de 1970, con dichas células se produjeron "pseudopartículas" de virus con la proteína de pico del COVID-19 para hacer la prueba del tratamiento.

En espera de la aprobación para estas terapias

Stephen Hanh, jefe de la FDA comunicó el miércoles instrucciones para aprobar una vacuna que logre combatir el COVID-19, en ellas se detalla que los desarrolladores deben tener al menos 2 meses de estudios y datos donde se le realice seguimiento a pacientes después de haber recibido la última dosis del tratamiento; este factor conlleva a una posibilidad de que la vacuna este lista para finales de este año. Las farmacéuticas Regeneron y Eli Lilly aún se encuentran a la espera de la aprobación para sus terapias contra el COVID-19.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!