En la provincia de San Juan en Argentina fueron encontrados los restos de “Ingentia Prima” que en latín significa primera inmensa, el dinosaurio más grande encontrado, hasta el momento. El impresionante hallazgo fue realizado por el equipo de paleontología del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan en el año 2015.

El dinosaurio herbívoro debió tener unas medidas de 8 m de longitud y un peso de alrededor de 10 toneladas. Los restos se encontraban en rocas del periodo Triásico, lo que quiere decir que aproximadamente vivió hace 205 millones de años.

El gigantismo de los dinosaurios existía 30 millones de años antes de lo que se creía.

Hasta la fecha la información que se tenía de las características de gigantismo en los dinosaurios se habían encontrado en rocas más recientes correspondientes al periodo Jurásico, unos 180 millones de años antes, por lo que se creía que en esa época fue cuando los dinosaurios lograron las condiciones de adaptación que les permitieron convertirse en gigantes.

Esta especie conocida como dinosaurios seudópodos llamados titanosaurios, andaban en cuatro patas, tenían el cuello y la cola muy larga y el cráneo pequeño.

Características especiales de evolución

Las características especiales que rodean el descubrimiento del dinosaurio Ingentia Prima radican sobre todo en la capacidad que tuvo el dinosaurio de desarrollar ese tamaño sin estar adaptado por ejemplo para soportar su gran peso.

Producto de este descubrimiento se sabe que Ingentia tenía cavidades neumáticas en los huesos, esto indica que tenía un sistema de respiración muy desarrollado parecido al de las aves actuales, teniendo bolsas de aire en su interior lo que le permitía tener aire oxigenado de reserva.

Esta característica también podría haberle permitido mantener la sangre fría y enfriar su cuerpo para poder soportar las altas temperaturas.

Estas cavidades también le permitieron al dinosaurio aligerar su peso lo que favoreció el aumento de tamaño

Yacimiento paleontológico

Del Ingentia Prima pudieron encontrarse parte del cuello, dorso, casi todas las vértebras de la cola, así como los miembros anteriores y posteriores. También en este yacimiento se encontraron siete dinosaurios adultos, por lo que se supone que todos pudieron morir en el mismo sitio.

El estudio fue dirigido por la investigadora de la Universidad Nacional de San Juan, en Argentina, junto con ella se encontraban trabajando los investigadores Ignacio Cerda, Ricardo Martinez, Oscar Alcober y Diego Pol.

El equipo de investigadores considera que con este descubrimiento del dinosaurio Ingentia y la fauna del periodo Triásico les va a permitir poder conocer sobre una de las cinco grandes extinciones masivas ocurridas en el mundo

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!