Las declaraciones de Josep Pamiés siempre son polémicas, no podía ser de otras manera en alguien que se ha autoimpuesto la tarea de denunciar el mal hacer de gobiernos, farmacéuticas y estamentos internacionales, lo resume en una frase "prohíben lo que cura y permiten lo que mata", se dedica a impartir charlas por todo el mundo hablando de todo esto y de las propiedades benéficas de las plantas, muchas de las cuales se han usado de modo tradicional para curar y ahora son consideradas malas hierbas.

El lunes pasado (23 de marzo) Josep Pamiés estuvo en Gijón, concretamente en el Colegio Jovellanos y la sala donde impartía la conferencia se quedó pequeña para acoger a toda la gente que quería escucharle.

Su principio es simple, toma las palabras que ya hace tantos siglos pronunció el sabio Hipócrates, considerado como el padre de la Medicina "que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento".

Josep Pamies tiene una empresa de horticultura de carácter familiar "Pámies Horticoles S.L. " en Balaguer, en ella cultivan vegetales y plantas para consumo humano, de un modo respetuoso con el medio ambiente.

Pamiés mantiene que le resulta curioso que sean tan sólo 10 o 12 industrias farmacéuticas las que tengan el control de la vida, desde las semillas que plantamos, los abonos y pesticidas que usamos para que se desarrollen , los alimentos y por último también los medicamentos que nos recetan.

Considera la mayor parte de los medicamentos como fuertes drogas que nos convierten en dependientes, y en la mayoría de los casos, como por ejemplo en las enfermedades mentales innecesarios.

Ante la pregunta de por qué nos los recetan los médicos, responde que algunos por desconocimiento, se dedican a repetir lo que les han enseñado y otros por miedo a enfrentarse al status quo.

Su presencia más destacada últimamente en los medios se debe a sus polémicas declaraciones sobre el ébola, que según él se cura con dióxido de cloro, como también lo hace la malaria, una sustancia que está prohibida en España.

Aboga por el uso de otras plantas como la Stevia Rebaudiana, un endulzante natural que ayudaría a regular la diabetes, la hipertensión y el colesterol entre otras enfermedades, el Kalanchoe, planta muy fácil de cultivar y muy útil en algunos casos de cáncer y también la marihuana no sólo como calmante del dolor sino como antinflamatiorio y antitumoral.

Pamiés afirma que hay numerosos estudios realizados sobre animales que confirman la efectividad de estas plantas, el problema estaría en llevarlos al terreno humano, porque no interesa. #Medicina natural