Las series son una producción audiovisual ficticia normalmente emitida en televisión, y gracias a internet, también se ha desarrollado su difusión a través de la red.

Cada una de ellas, forma un argumento propio con continuidad que se desarrolla a lo largo de los diferentes episodios que la forman, pudiendo modificar, aumentar o acortar dicho argumento pero siempre manteniendo la temática dominante.

La característica principal de una serie es la unidad narrativa de cada uno de los capítulos que la forman, de manera independiente, pero con una continuidad que permite a los espectadores mantener una continuación a lo largo de los diferentes capítulos gracias a los personajes, escenarios o temática.

Hay que hacer una diferenciación entre serie y serial, ya que éstos últimos, a pesar de desarrollarse como las series, dejan un final abierto que no permite mantener la continuidad de los siguientes capítulos sin haber visto el anterior - telenovelas-.

Normalmente, las series de ficción suelen emitirse durante el prime time, donde se produce la audiencia más alta de cada día, y por el que las diferentes emisoras de televisión trabajan para ocupar el primer puesto, ofreciendo productos de gran calidad y luchando por conseguir los mejores datos de audiencia.

Además, debido a su alto coste, suelen emitirse una vez a la semana, y no una vez al día como ocurre con los seriales (y que permite que los finales sean abiertos).

Hay diferentes tipos de este contenido audiovisual que tienen mucho éxito en televisión: Comedia, antología, drama, documentales, miniseries…

En el último año, y debido a la ampliación de canales, a través de la televisión digital terrestre y a la emisión por internet de muchas series de todos los países, España se ha convertido en el mayor consumidor de series de televisión, siendo "Anatomía de Grey" la más vista por los españoles.

A nivel mundial, las series con mayor éxito de audiencia son "The Big Bang Theory", "Modern Family" y "Hijos de la Anarquía".