Muy pocos conocían a #Samuel Umtiti, y muchos hablaban de que sería un fichaje fracaso. Sin embargo, en las pocas jornadas que llevamos disputadas, el jugador francés ya ha demostrado que, pese a su juventud (22 años), tiene una gran madurez futbolística.

Quienes le conocen aseguran que es una persona muy perfeccionista y metódica, y que se entrega al 100% en aquello que hace. Estudia a sus rivales concienzudamente, ve vídeos de sus adversarios, especialmente de los delanteros a los que le tocará defender en su próximo partido, todo con el propósito de estar lo mejor preparado y así poder anticiparse a los movimientos de sus contrincantes. 

Ha encajado a la perfección en la filosofía de juego del Barça, en el que es imprescindible saber tocar bien la pelota, y Luis Enrique ya le ha dado en algún partido más galones que a Javier Mascherano, quien no ha empezado tan fino como el francés, cometiendo algunos fallos graves tanto como en el club como en su selección, convirtiéndose en la pareja perfecta a Gerard Piqué.

Anuncios
Anuncios

Además, es un profesional que cuida al milímetro su alimentación y su preparación física, aspecto imprescindible en el deporte de élite actual. Conocido por sus compañeros como "Big Sam" (apodo puesto en la pasada Eurocopa por sus compañeros de selección), es una persona que se exige el máximo a sí mismo.

Jugador sobrio y contundente, a quien no le tiembla el pulso en una posición que pocas veces da a segundas oportunidades. Su 1,81 m. le convierte en un defensa poderoso en el juego aéreo, veloz, intenso y muy bueno al corte, virtudes que le capacitan para acaparar los muchos metros que suele tener para él solo por la forma de jugar del Barcelona.

Concentrado y serio en el terreno de juego, pero de carácter risueño fuera de ellos según sus compañeros de equipo. No es una persona habladora, pero sí de sonrisa fácil, y ya le hemos podido ver muy risueño con sus compañeros, especialmente con Rafinha y Neymar, ambos propensos a las bromas y el buen ambiente.

Anuncios

Los 25 millones invertidos por el jugador parecen ser una buena inversión, sobre todo teniendo en cuenta la progresión que tiene por delante. Ya lo anunció Jean-Michel Aulas, actual presidente del Olympique de Lyon, club del que provenía el jugador, quien afirmó que Sam (como le conocían en el club) era un auténtico regalo para el equipo blaugrana teniendo en cuenta el precio por el que lo habían vendido. Afirmaban que tenían ofertas más altas por el galo, pero que Samuel Umtiti tenía muy claro que o se iba al Barcelona, o seguía en el Olympique de Lyon, club que le catapultó en 2009 (con tan solo 19 años) al primer equipo.

Finalista de la pasada Eurocopa, Samuel Umtiti tiene todas las papeletas para ser el defensa que con tantas ansias se buscaba en Barcelona desde la salida del eterno capitán, Carles Puyol. #Camp Nou #FC Barcelona