Todos sabemos que #San Valero es el Patrón de la ciudad de Zaragoza [VIDEO], pero, ¿de verdad sabemos cómo llegó a ser patrón de esta tan ilustre ciudad? ¿Conocemos de verdad a este personaje histórico? A continuación se lo contamos.

Valero o Valerio, comenzó su carrera eclesiástica llegando incluso a ser obispo de Tarragona, fue figura clave en el primer Concilio de Elvira o de Illiberis (Concilium Eliberritanum), que fue el primer Concilio cristiano que se celebró en Hispania en los alrededores de la actual Granada, hacia el año 300 o 324 (su fecha exacta se desconoce). Luego fue conducido hacia tierras de Valencia junto a otro santo, San Vicente, muriendo en mencionado destierro un 29 de enero hacia el 305 o 315.

Valerio, nombre de la nobleza romana

Junto a otros nombres como Valeriano, Valerio y Valero son nomen que proceden de la estirpe de la nobleza romana [VIDEO], llamada "de los Valerios", y derivan del verbo valere. El nombre de Valentín también procede de aquí. Su significado tiene que ver con los adjetivos de valiente, y otros significados como sinónimos y derivados de la fortaleza, eficacia y vigorosidad.

Valero, de obispo de Zaragoza a Patrón de esta ciudad

Siendo nombrado en el año 290 obispo de su ciudad natal, #Zaragoza, predicó durante toda su vida la fe cristiana. Pues fue el primer obispo que esta ciudad cuenta en su historia bimilenaria. Poco precisa resulta la fecha de su muerte y destierro: unos la sitúan en el año 305, mientras otros en el 315. Lo que sí parece acertado es que el lugar de su destierro fue Anet (Eure-et-Loir), una provincia francesa de la región Centro del Valle del Loira.

Siendo sus restos primeramente sepultados allí, y luego trasladados a Roda hacia el 1065. Y de allí, en 1170, por real orden de Alfonso II de Aragón, fueron trasladados la totalidad de sus restos a su ciudad natal.

El reliquiario de San Valero

Cuando Pedro de Luna elegido papa, éste regaló en 1397 a la Catedral de San Salvador (más conocida como la Seo) un reliquiario realizado en piedras preciosas para guardar los restos (el cráneo) de este obispo de tanta importancia para la ciudad de Zaragoza. Pues se convirtió sin lugar a dudas en patrono y protector de esta ciudad. El relicario fue manufacturado a la manera más exquisita de la época por esmaltadores y artesanos del taller de Aviñón en plata sobredorada con detalles en piedras preciosas.

San Valero, su recuerdo en la actualidad

A día de hoy, cada 29 de enero desde el año 1992, se reparte en la plaza del Pilar roscón (este tradicional dulce con nata u otras variantes en su interior, realizado en masa de bollo), desde las 10 de la mañana.

También, por ser la festividad del patrón municipal, todos los museos municipales de la ciudad de Zaragoza adquieren durante todo este día su entrada gratuita. Me refiero al museo del Fuego y los Bomberos, y los cuatro museos que conforman la Ruta de Caesaraugusta: Museo del Foro, de las Termas, Museo del Teatro romano y museo del Puerto Fluvial. #nobleza romana