5

Señor lector y viajero.

Si es usted un culo inquieto, curioso y viajero la siguiente información puede resultarle de gran interés. Anote la siguiente dirección en su cuaderno de viaje o sustitutorio en funciones: "str. Laszlo Szekely nr.1, Timișoara 300191, Rumanía." Nombre del lugar: Scârț Loc Lejer. Motivo de su visita: colarse en una vivienda típica de la #Rumanía comunista.

Viajar cansa aunque mola, y a todos nos gusta hacer una parada reglamentaria para tomar algo y asimilar todo lo que estamos experimentando. Si viajas por Rumanía y, siendo #Timisoara, un destino fácil conectable con distintos lugares de España (Madrid, Valencia, Málaga, Barcelona), ¿por qué no tomarse ese merecido descanso transportándote a los 70´s y 80´s de la época de la dictadura rumana de Ceaușescu?

Adentrarse en ese lugar es bueno, bonito y barato.

Es un lugar completísimo con patio y dos plantas.Te propongo lo siguiente una vez entres en este bar :

  1. Baja las escaleras y disfruta del viaje.

    No hace falta que te tomes algo antes, no hay presión, estás en Rumanía. La palabra "museo" no define bien su concepto. Esta planta es una antigua vivienda de la época en la que puedes moverte libremente sin vitrinas, cristales ni frontera ninguna y toquetearlo todo. Pasea por la entrada, una gigantesca bandera de Rumanía socialista te da la bienvenida, y pruébate chaquetas y sombreros del soldado de antaño. Da vueltas, sigue por la cocina, servicio, dormitorios... encontrarás desde cafeteras, boletines de notas, fotos, postales, juguetes, jabones, medicinas, bicicletas y un largo etcétera que no te puedes imaginar. Una casa con poco espacio y muchas, muchas cosas. Incluso puedes sentarte un rato en el “living” y tocar un viejo piano o la guitarra. Interacción con el entorno puro y duro.

  2. Asimila todo pidiéndote una Timisoreana (cerveza local de buenísima relación calidad-precio). Por ahí tienes mesas, revistas, buena música... te recomiendo aderezar este momento con alguna conversación interesante sobre lo que viviste antes con tus compis de viaje o mejor aún con los locales (todo el mundo habla un inglés notable por ahí).

  3. Date un paseo por el patio.

    Repleto de vegetación y mesas sillas, siéntate en el pequeño bosque con tu Timisoreana o túmbate en una de las hamacas, un placer siempre tentador y exótico añadiendo el recuerdo fetal placentero de ser mecido. Son comodísimas y hay unas cuantas, es muy raro que no te encuentres una esperándote.

Lo mejor de todo es que todo lo que te propuse es gratis (a excepción de la Timisoreana), sin reservar, ni aglomeramientos de gente.

Vídeos destacados del día

No es tremendate conocido el lugar, así que mejor que preguntar, mírate bien el mapa antes.

Y gata (se acabó en rumano). Espero que te haya servido este apunte para tus experiencias de viaje y me recuerdes contemplando el suspenso en mates de Ovidiu Nicolae o con tu Timisoreana en las manos.

Te iubesc, România(te quiero, Rumanía).

Scârț LoScârț Loc Lejer #scart loc lejer