4

1. Preparate para sufrir un poco. Empecemos contando la cruda realidad que si pasas esto ya tienes más del 70% de lo necesario. Un viaje de voluntario es muy distinto a un viaje de turista. El #Voluntariado se promociona como una experiencia de intercambio cultural. Y también es una alternativa al turismo superficial que propone el capitalismo, ese que arma el viaje “a tu medida” con packs y city tours. Por eso te repito, si quieres ser #voluntario te adelanto que al principio vas a sufrir un poco porque vas a salir del área de confort del turista.

2. Elegir una página o algún medio para contactarte con las personas que aceptan voluntarios.

Hay una serie de páginas que se encargan de recopilar las ofertas de trabajos voluntarios alrededor de todo el mundo. La que yo estoy usando ahora es http://www.workaway.info. En esta se puede encontrar trabajo en casi todos los rubros y países. Hay otras más específicas, por ejemplo los WWOOF que son voluntariados en granjas orgánicas.

3. Descubrir tus puntos fuertes y ofrecer tu voluntad. Ya te dije en el punto anterior que necesitas estar preparado para sufrir e involucrarte con la cultura que elijas, esas ya son cualidades suficientemente importantes para aprender el resto de las cosas sobre la marcha. De igual manera para mejorar tus posibilidades de ser recibido como voluntario necesitas crear un perfil convincente. Incluye tus redes sociales, experiencias, estudios y hobbies. Todo esto transmite confianza y genera un vínculo más seguro.

Vídeos destacados del día

Y también exige a tu hospedador estos y otros datos de contacto para tu seguridad.

4. Envia muchas solicitudes para ser voluntario. Mi consejo es que si eres nuevo te tomes uno o dos meses para este trabajo simple pero lento de escribir y responder correos a las personas que te recibirán. En primer lugar porque tienes que investigarlos un poco, interesarte en lo que hacen y ver dónde puedes ayudarlos antes de enviar las solicitudes. En segundo lugar porque la mayoría de los hospedadores trabajan y tienen otras prioridades por encima de leer propuestas de voluntariados. Que además resultan tediosas porque todas empiezan y terminan igual; se disruptivo y piensa creativamente para captar la atención.

5. Defiende tu carácter de voluntario y ten siempre un plan b a mano. Lamentablemente me he cruzado con demasiados voluntarios que no valoran lo suficiente la ayuda que están brindando. A veces esto promueve que los hospedadores se vuelvan más salvajes y sigan dando trabajo. Por regla los trabajos no deben superar las 5 horas en el caso de los más exigentes.

Sin embargo hay veces que los voluntarios terminan con jornadas laborales completas. Otra cosa habitual es que no te ofrezcan las comidas dentro del plan de voluntariado. De igual manera que el lugar a donde te alojan debe cumplir con todas las condiciones sanitarias mínimas.

6. Sé tu propio líder. Mantente ordenado, limpio y despierto. Ser voluntario tampoco es ser hippie o mendigo. De ti depende encontrar oportunidades donde otros vieron callejones sin salida. Para encontrar oportunidades primero tienes que saber qué es lo que podes hacer.

7. Después de pensarlo al detalle olvídate de todo y lánzate. Anímense. Yo sé que tienen la capacidad y la fuerza para llegar a donde se propongan. Cuando comencé mi viaje mi principal objetivo era comprobar que se podía viajar tres meses por Japón con 500 dolares. Así que planifiqué todo a bajo presupuesto y utilizando el sistema de voluntariado. No hay ninguna agencia turística que te vaya a contar esto. Pero al día de hoy lo he comprobado; llevo dos meses y once días en Japón gastando menos de 300 dolares. Y la experiencia es sorprendente. #viajemochilero