Seguro que si te hablo de las Ramblas, la Gran Vía o los Campos Elíseos sabes en qué ciudades se encuentran, ¿verdad? Posiblemente todo destino turístico tenga su calle más característica, aquella a la que estamos deseando llegar para situarnos en algún punto de su recorrido y hacernos una foto. Pues bien, en San Francisco esta es sin duda Lombard Street

Y estoy completamente seguro que has visto su imagen en alguna parte sin necesidad de viajar hasta la ciudad más poblada de California. Sus ocho curvas cerradas son el símbolo perfecto de las típicas cuestas empinadas de San Francisco. Cada día cientos de turistas se apostan tanto en la parte alta como en la base, e incluso dentro de la misma (hay escaleras laterales) para llevarse de recuerdo uno de los iconos de esta ciudad. 

¿Y qué es lo que hacen?, ¿fotografiar tan sólo esas curvas? Pues no.

El gran atractivo es ver cómo una hilera de coches desciende en zigzag por Lombard Street como si de una montaña rusa se tratara. Puedes ir a cualquier hora del día. Tal vez no pase ni un solo minuto sin que una de esas grandes rancheras americanas se lance a la aventura de las curvas. 

La calle más sinuosa de Estados Unidos

Lombard Street se halla en Russian Hill, en una de las 44 colinas de San Francisco, y une las calle Hyde y Leavenworth. Por ella pueden transitar tanto coches como personas (para el tráfico rodado sólo se puede circular en sentido descendente) y está hermosamente rodeada de flores, setos y pequeños jardines, amén de los turistas, que se colocan en prácticamente todos los ángulos de la calle. 

Curiosamente en San Francisco no hay demasiadas calles con curvas. Es como si las hubieran amontonado todas en esta, ¿no? Pues esas curvas tuvieron su origen en 1922 para salvar un poco el enorme desnivel, en torno a 27 grados, y así lograr que los coches pudieran transitar.

Vídeos destacados del día

Gracias a ellas estamos entonces ante la calle más sinuosa de #Estados Unidos

Otro dato curioso es que a pesar de la inclinación, esta no es la calle más empinada de San Francisco (a mí particularmente me costó muchísimo más subir a pie Vermont Street). Sin embargo, sí es la más turística, la que todo el mundo quiere fotografiar y la que señalan todas las guías de la ciudad. 

¿Qué hacer en Lombard Street?

Para darle un punto más turístico a la cosa, puedes llegar hasta la parte superior de Lombard Street a bordo del famoso cable car de San Francisco. Es lo que hice yo, precisamente. A esa altura lanzas tus primeras fotos (las vistas tanto de la calle como de la ciudad son estupendas) y poco a poco vas descendiendo a pie

Si llevas coche puede ser muy divertido bajar por Lombard Street. Casi vas con el motor parado, así que ármate de paciencia ya que las curvas no te van a permitir mucho más. Aunque a primera vista parece complicado, no te asustes. Un poco de pericia, destreza al volante y poco más. 

Como turistas es algo que resulta imprescindible.

Y no sólo por lo que representa, sino también por las vistas que tienes desde el coche. La mayoría de los residentes de San Franciscom, en cambio, prefieren bajar por cualquiera de las calles paralelas, aunque reconocen que no te puedes perder la experiencia. 

Por último, una recomendación: si vienes a San Francisco durante el Domingo de Pascua no debes perderte la Big Wheel Races. Se trata de una de las carreras más frikies que te puedas imaginar. Descender por Lombard Street sobre un triciclo de plástico o cualquier vehículo de juguete que se le parezca. ¿Quién se atreve?