Como cada año el instituto Legatum ha publicado su índice de prosperidad, en el que se clasifica a 142 países mediante diferentes categoría como son el capital social, la libertad personal, seguridad, salud, educación gobernabilidad, economía o espíritu empresarial. Sin más dilación vamos con ellos :

  • 10. Irlanda: El país de las pintas y se encuentra entre los países con mejor valoración global, podría incluso encontrarse en mejor posición pero no su economía no es tan fuerte como la de alguno de los puestos primeros de este ranking. 
  • 9. Finlandia: El primero de los países nórdicos en aparecer en la lista. Magníficas condiciones sociales y una racionalidad en todo lo que hacen colocan a la fría Finlandia entre los 10 mejores del mundo para vivir.
  • 8. Holanda: Buen nivel de vida y unos niveles de protección social elevados era muy difícil que pasaran desapercibidos
  • 7. Australia: Este país continente es una joya, pero lamentablemente no lo pone muy fácil para vivir allí. Naturaleza inmensa y alto nivel de vida.
  • 6. Canadá: Todo lo bueno de Estados Unidos pero sin lo malo. Este sería el resumen de un país que suele ser un fijo en estos rankings
  • 5. Suecia: El país escandinavo no podía faltar. Alto nivel de vida y unas prestaciones sociales de calidad.
  • 4.Nueva Zelanda: Las bondades de Australia en un tamaño más reducido. 
  • 3. Dinamarca: Otro país de Europa se suma gracias a su buena economía y a un gasto social elevado.
  • 2. Suiza: Un país magnífico para vivir pero realmente caro para los visitantes. Los paraísos fiscales y sus bondades ayudan y mucho a tener un país con una #Calidad de vida extraordinario además de tener una naturaleza bucólica.
  • 1. Noruega: Por séptimo año consecutivo el país escandinavo se alza con la primera posición, el petróleo aunque no está pasando por su mejor época, unido a la racionalidad y sensibilidad social lo hacen ser calificado como el mejor país donde vivir del mundo globalmente.

España ocupa el lugar número 24 en la lista de los mejores países del mundo, el paro y las bajas protecciones sociales pesan y mucho en el puesto que finalmente hemos ocupado.