10

Cuando hablamos de la zona sur de la Comunidad de Madrid desde el punto de vista turístico, seguramente se nos vengan a la cabeza pueblos de mucha fama y rebosantes de patrimonio artístico tales como Aranjuez, Chinchón, Colmenar de Oreja y Navalcarnero. El que se lleva la palma es Aranjuez, que tiene la categoría de Patrimonio de la Humanidad y atrae a turistas de todo el mundo.

Pero hay otros lugares de cierto atractivo, que pasan desapercibidos a la mayoría de la gente, y bien merecen un relajado paseo. Ahora vamos a descubrir algunos de ellos:

Getafe

Sí, esta gran ciudad del sur, a pesar de las múltiples transformaciones que ha sufrido, guarda algunas sorpresas.

Tiene catedral propia, en honor a Nuestra Señora de la Magdalena, considerada una de las mejores muestras de arquitectura renacentista en la Comunidad de Madrid. En el casco urbano también destacan el Hospitalillo de San José, el Colegio de la Inmaculada y la antigua cárcel.

Pero el punto más importante de Getafe es el Cerro de los Ángeles, considerado el centro geográfico de la Península Ibérica. Está rodeado de pinos y cuenta con merenderos, para hacer de la visita un plan estupendo para pasar la tarde. Alberga la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles y el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Como complemento a todo esto, se puede visitar la Iglesia de los Santos Justo y Pastor, en la pedanía de Perales del Río.

Pinto

Pinto ha crecido mucho, hasta convertirse en ciudad hoy en día. No obstante, mantiene en su casco histórico esa esencia de pueblo castellano que fue, con su plaza porticada y sus templos religiosos. También ostenta el ser centro geográfico de la Península Ibérica.

Vídeos destacados del día

De hecho, hay un monumento en la Plaza Egido de la Fuente que así lo acredita.

Su Plaza de la Constitución conserva el sabor de antaño y forma parte de las Rutas por las Plazas Mayores que ha creado la CAM. Un paseo por el céntrico Parque del Egido nos descubrirá la Iglesia de Santo Domingo de Silos. En las cercanías se hallan la Iglesia de San José, el Convento de las Capuchinas, la Casa de la Cadena y la Ermita de San Antón.

Al otro lado de la Plaza de la Constitución nos encontramos con la Torre de Éboli, una construcción medieval donde estuvieron presos la Princesa de Éboli, Antonio Pérez y Manuel Godoy, entre otros. Más adelante, se hallan la estación de ferrocarril, de estilo neomudéjar y, al otro lado de las vías, la Ermita del Cristo.

Valdemoro

La situación de Valdemoro en el camino histórico entre Madrid y Aranjuez y como frontera entre La Sagra y la comarca de Las Vegas ha permitido su enorme crecimiento en las últimas décadas. Pero, al igual que Pinto, un tranquilo paseo por el centro nos puede transportar a una Castilla profunda y original.

Forma parte de la Ruta de las Plazas Mayores y la Ruta del Barroco de la CAM.

Su plaza porticada es un buen ejemplo de las plazas mayores que se construyeron durante la Edad Moderna. La Iglesia de la Asunción tiene la categoría de Monumento Histórico-Artístico. El Convento de la Encarnación, la Ermita del Cristo de la Salud, la Casa de la Inquisición, la Fuente de la Villa y la estación de ferrocarril (neomudéjar) completan el patrimonio que ofrece esta villa.

Ciempozuelos

Ciempozuelos escapa de las profundas transformaciones que han sufrido casi todos los municipios del Área Metropolitana de Madrid. Al igual que los 2 anteriores, nos brinda una hermosa plaza porticada.

Podemos empezar la ruta en la estación de ferrocarril, otra joya neomudéjar de la línea. Subiendo por el Paseo de la Estación llegamos a la Plaza de Ventura Rodríguez, donde están la Iglesia de Santa María Magdalena y un monumento en honor al arquitecto. Contigua a ésta se halla la Plaza de la Constitución, otro brillante ejemplo de plaza mayor castellana.

Desde la plaza, tenemos el Convento de las Clarisas, la Iglesia de las Hermanas Hospitalarias y la Ermita del Consuelo en las proximidades. #Arte #Cultura Madrid #Qué hacer en Madrid