El verano comienza y un año más toca hacer cuentas y volvernos locos para intentar hacer aunque sea alguna escapadita. A pesar de que el Gobierno insiste en que estamos en la senda de la recuperación económica, el Instituto Nacional de Estadística nos informa de que cuatro de cada diez españoles no pueden irse de vacaciones. Y una parte importante de los que se van, han tenido que buscar opciones nuevas para rebajar los gastos. Es el turismo colaborativo.

Aunque en España no estamos a la cabeza en este tipo de viajes, poco a poco nuevas páginas web se van instalando en nuestro país para ofrecernos sus servicios vacacionales alternativos.

Los viajes colaborativos son los que más éxito y aceptación están teniendo. Se trata del "mi amigo va donde tú, si quieres le digo que te lleve" de toda la vida, pero el intermediario no es un amigo común, si no un sitio web. Compartís gastos de gasolina y, con suerte, conoces a alguien que te hace más ameno el camino. Un ejemplo son las ya famosas páginas de Blablacar o Carpooling.

También en el alojamiento podemos ahorrar. Los hoteles ya no están de moda. Ahora puedes encontrar multitud de anuncios de personas que te alquilan su casa por un precio moderado, o incluso sólo una habitación: hospedaje barato y anfitrión local que por regla general te proporciona información de la zona de primera mano. Además hay quien ofrece su vivienda mientras está de vacaciones a cambio de que cuides de sus mascotas o le riegues las plantas.

Otra posibilidad para los que quieran viajar por poco dinero es el "couchsurfing", aunque no es apta para todos los públicos. Especialmente recomendable para los trotamundos que pasan una noche en cada sitio, se trata de gente que ofrece su sofá a viajeros que necesiten un techo bajo el que dormir. La seguridad, como en los casos anteriores, se obtiene de los comentarios que los usuarios realizan sobre sus estancias.

Pero puedes tener una estancia completamente gratis,si tienes la mente abierta a todo lo que pueden ofrecerte. Si viajas en familia, tal vez encuentres interesante el intercambio de casas, ya que te ahorra transportar utensilios que necesites y ya estén en el destino. Tan sólo tienes que encontrar quien quiera hospedarse en tu ciudad en las mismas fechas. El hecho de saber que el dueño de tu alojamiento está en tu casa hace que tengas especial cuidado y sirve para dar confianza a ambas partes.

Si tienes una habitación libre, puedes apuntarte al trueque en "nightswapping". Por cada huésped que recibas se acumulará una noche en tu cuenta, que podrás canjear visitando la casa de cualquier otro cliente del portal. En España se pueden encontrar alojamientos en Madrid, Barcelona, Alicante, Palma de Mallorca y Sevilla.

Y si lo que quieres es realizar una inmersión total en otra cultura, existen distintos sitios en los que ofrecen alojamiento y comida gratis si estás dispuesto a realizar algún tipo de trabajo durante cuatro horas al día, como en Helpx, o ayudar en las tareas de una granja ecológica, como en WWOOF. Viajarás y a la vez podrás integrarte con la gente del lugar.

Las opciones son muy variadas. El nexo en común es Internet y se basan en el intercambio de hospitalidad. La globalización nos ha puesto a todos en contacto y hace posible para todos los bolsillos viajes impensables hasta hace poco.