6

El Albaicín es un barrio no muy extenso si lo comparamos con los restantes de la ciudad moderna. Por su historia, desarrollo y arquitectura es uno de los que hay que visitar. Ni se os ocurra ir en coche. Es un barrio de calles estrechas y empinadas, donde no hay sitios para aparcar y tiene restringido el horario de circulación de los vehículos que no pertenecen al mismo. En cada entrada del barrio existen barreras que sólo se pueden abrir con los pases que tienen los habitantes y vehículos públicos.

Para subir al Albaicín se aconseja calzado cómodo, al igual que la ropa y ligero de equipaje. En una sola tarde es posible visitar todo el barrio.

De todas maneras, se recomiendan dos visitas, una por la mañana y otra por la tarde, ya que la luz es un elemento básico.

La entrada se puede hacer por distintos lugares.

La primera ruta que voy a aconsejar es la más dura para subir, la ruta por la Cuesta de la Alhacaba (Alaacaba en árabe significa cuesta).

Partimos desde los Jardines del Triunfo, ubicados donde confluyen la Gran Vía con la Avenida de la Constitución. Iniciamos el paseo por la Gran Vía, a nuestra derecha está el Instituto Padre Suarez, y a la izquierda la antigua escuela de Magisterio, hoy edificio de la Junta de Andalucía. Bordeamos este edificio y subimos por la calle que deja a nuestra izquierda él mismo y a la derecha el magnífico edificio del Americano (según la leyenda cuenta con 365 balcones, es cuestión de contarlos).

Vídeos destacados del día

Desde que enfilamos la calle, ya vemos la Plaza del Triunfo. Enfrente podemos ver Bib-Elbeira (Puerta de Elvira), que debe su nombre a que era el camino a la ciudad de Elvira, siendo por su importancia y dimensiones la principal de la ciudad y una de las más antiguas, ya se cita en escritos del siglo IX.

A la izquierda hay una calle que es la cuesta que buscamos. Antiguamente también había una puerta, Bib-Alaacaba. En la misma esquina de la plaza hay un bar, más bien tetería, con mesas en la calle. En esa misma acera y a escasos metros, pero ya entramos en conocimiento de la cuesta, está uno de los bares más míticos del barrio (Foto 2). Es pequeño, apenas si caben gente en su interior, pero en la plaza que hay en su puerta, llamada placeta de la Merced, es donde arranca la cuesta y la gran subida, tiene mesas. En dicha plaza, frente a nosotros, nos encontramos con dos cuestas, la cuesta de la Alhacaba es la situada frente a ti y a la derecha (Foto 3).

Iniciamos la subida, paso tranquilo, respiración controlada.

Llegamos a un cruce, en el que se reencuentran las dos cuestas que salen de la Placeta de la Merced. A nuestra derecha hay una calle. Tenemos dos opciones, seguir subiendo la vía principal o girar a la derecha y tomar por el Carril de la Lona (Foto 4); subiendo por él lo primero que nos encontramos es Bib-Albonaida (Puerta de las Banderolas), que durante mucho tiempo estuvo dentro de un Carmen. Al terminar esta cuesta nos encontramos con un precioso mirador, mirador de la Lona.

Giramos a la izquierda y llegamos a la Plaza de San Miguel Bajo, donde hay unos cuantos bares en los que poder tomar un refrigerio (Foto 5). ¡Ojo con los precios! De aquí salen dos posible rutas que veremos en otro momento. #Historia antigua