A la hora de viajar, uno de los principales obstáculos es el presupuesto con el que se cuenta. Además del alojamiento, otro de los grandes gastos es el transporte utilizado. En concreto, los billetes de avión.

Este gasto lleva en muchas ocasiones a los viajeros a decidirse por otro medio de transporte muchas veces más económico pero también más lento. Sin embargo, con estos simples trucos, la odisea de encontrar unos billetes de avión baratos se simplifica mucho.

  1. Reserva con antelación

Cuanto más cerca esté la fecha de tu viaje, más subirán los precios, alcanzando el punto culmen el día antes. Si bien es cierto que las aerolíneas pueden lanzar ofertas en el último momento, es más probable que encuentres un mejor precio un mes antes que una semana.

2. Utiliza las newsletters

Es una sencilla forma de estar al día de las ofertas y cambios de precios que las empresas ofrecen. Si no eres muy fan de apuntarte a todos los boletines de noticias, otra opción es informarse por medio de redes sociales, como Twitter o Facebook.

3. Reserva billetes de ida y vuelta por separado

A veces resulta más barato comprar ambos billetes juntos, pero según a dónde vueles y con qué compañía, es importante comparar qué precio te costaría comprarlos por separado. Este simple gesto puede ahorrarte bastante dinero.

4. Elige a conciencia el aeropuerto

Es común creer que los aeropuertos pequeños serán más baratos, pero en muchas ocasiones el traslado al centro de la ciudad o destino final resulta un gasto considerable e innecesario. Es por esto que debes comparar los precios entre los distintos aeropuertos de la ciudad elegida, siempre que sea posible.

Vídeos destacados del día

5. Día y hora

Como antes se señaló, es importante reservar con antelación. Casi tanto como saber qué día y a qué hora reservar. Numerosos artículos han señalado que los mejores días para comprar un billete de avión son los martes y miércoles, ya que los jueves suelen subir los precios de los billetes.

6. Ten cautela con las escalas

Habitual es creer que los vuelos directos son más caros que aquellos con escalas, pero no es siempre así. Por esto es una vez más recomendable investigar: a veces es mejor hacer escala unas horas en otro destino, pero hay que tener cuidado con las horas de llegada y posibles retrasos de los vuelos.

7. Elige horario

Los fines de semana son fechas muy demandadas, y ello conlleva a grandes subidas de precios. Si tienes oportunidad, intenta viajar en aquellas fechas que nadie lo hace. Antes se enunció que los martes y miércoles eran los mejores días para comprar un billete, y así mismo las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, cuando los precios suelen situarse en en sus niveles más bajos. #Internet