Hace unos días, se dio a conocer el fallo emitido porun organismo responsable en Italia, el cual multa al conocidísimo sitio webdedicado al rubro del turismo TripAdvisor,quien deberá pagar una abultada suma por permitir la difamación hoteles yrestaurantes en su página. Esta resolución fue tomada luego de una extensainvestigación cuyo punto de inicio fue la queja de dueños y responsables delugares que comprobaron fehacientemente que sus servicios eran calificados deforma negativa por personas que no conocían el lugar.

Ante esta denuncia, elente encargado, procedió a un trabajo de seguimiento que culminó con una multade 500.000 euros para TripAdvisor enItalia. Si bien el sitio en cuestión obtuvo su castigo por su accionarpermisivo, el tema trasciende las fronteras del caso hasta llegar a otrointerrogante que toca de cerca a la credibilidad. ¿Puede uno confiar en lasexperiencias ajenas? ¿Cómo saber si no se está siendo timado?

El terreno de debate se presenta por ciertos lados, algopantanoso. Lo real es que, la gran mayoría de las veces, las opiniones vertidaspor otros usuarios suelen mantener la correlatividad entre lo expresado y larealidad, aunque también vale aclarar que no dejan de ser meros puntos devista, atravesados por la experiencia individual.

Así, lo que le gusta a uno, aotro puede que le apetezca poco menos que repugnante. Por otro lado, se pone en juegola seriedad del sitio administrador. La defraudación colectiva es el anuncio deque se acerca el final, un costo alto que nadie quiere pagar y algo de lo que TripAdvisorestá bastante lejos, según demuestra su fuerte presencia a nivel mundial. La preguntaque nos hacemos todos es cómo no salir embaucados.

Ni pecar de ingenuos nitampoco de prejuiciosos. Por eso mismo, es que se implementan sistemas devaloración predefinidos, además de verificar que quien lo califica sea unapersona real y no un robot. No obstante, como dicen por allí, hecha la ley, hecha la trampa. Evidentemente,el sistema tiene vacíos que provocan casos como el de TripAdvisor. Quién lo hace y con qué intenciones, no es muy difícilde adivinar, pues la economía mueve al mundo.

Sin embargo, la metodología ahora adaptada del ‘bocaa boca’ virtual sigue dando sus frutos, aún con los mentirosos de siempre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!