París, capital de la Francia, por supuesto, pero también de la elegancia y del romanticismo. No por casualidad es elegida por millones de parejas cada año de todo el mundo para pasar unos días inmersos en el encanto encantador de esta ciudad. De no perder, por supuesto, para aquellos que pueden permitírselo, la cena incomparable en la Torre Eiffel o quizás flirtear en las orillas del Sena; río que la atraviesa. Pero es también la capital de la elegancia, de hecho, no por casualidad es considerada la capital de la moda, de la estética. Sin embargo, incluso en París hay algo que no va bien, considerado por algunos de pésimo gusto. Estamos hablando de un árbol de #Navidad instalado en la Plaza Vendome, que está causando muchas controversias.

París: el árbol inflable de Place Vendome

Se trata de un árbol de Navidad completamente verde e inflable, creado por el artista estadounidense Paul McCarthy (Paul tiene el mismo nombre del legendario exponente de los Beatles, sus padres eran probablemente sus fans). Pero para muchas personas, esta obra, para la forma que tiene, parece más a un sex toy. La instalación del artista Paul McCarthy es parte de una feria de arte contemporánea. Pero el artista, por otra parte, no es nuevo en este tipo de controversias, porque practica un arte que se puede definir como subversivo y provocador. No faltan también controversias políticas. Un grupo de extrema derecha, Printemps Francais, ha escrito en su perfil de Facebook y en Twitter a través de un tweet: "En la Place Vendome se instaló un gigantesco sex toy de 24 metros (...) habéis desfigurado la plaza y humillado a 'toda la ciudad de París".

Vídeos destacados del día

Y luego contestan el mal uso del dinero público.

París, Place Vendome

Recordemos que la Place Vendome fue hecha construir por Luis XIV con un decreto del 1686, para acoger la Biblioteca Real, las Academias y una estatua ecuestre. Fue construida por Jules Hardouin-Mansart y tiene una forma octogonal. Es una plaza muy querida por los franceses, que están ahora indignados por esta obra de arte navideña. Pero el arte es arte, ¿no?