Los Sony Xperiahan tenido una gran acogida en el mercado de los smartphones,en especial durante sus inicios, pues su coste relativamente bajo y supertenencia a una marca que siempre ha formado parte de nuestras vidas (lasimple mención de la PlayStation ysus buenos televisores dan buena cuenta de ello), los volvieron una apuestafiable para comenzar a introducirnos en el mundo del Android.

Sin embargo, la gran competencia que hoy afronta la empresajaponesa, ha desembocado, al igual que le está ocurriendo a Samsung, en que sus resultados ya nosean los que fueron.

Y es que, mientras Sony tiene ya preparado para el Mobile World Congress el nuevo Sony Xperia Z4, pudiendo incluso no serel único que la empresa trajera a la feria en Barcelona, comienza acuestionarse seriamente si mantener su línea de producción de este tipo deproductos.

El mismísimo Kazuo Hirai, CEO de Sony, concedió unaconferencia ante los medios desvelando algunas de sus estrategias para elpróximo año, donde mencionó: “Sony podría noperseguir el crecimiento en áreas tales como los teléfonos inteligentes”.

A esto hemos de sumar que el mismo Hirai, ya advirtió deevitar la inversión en campos que no generen expectativas seguras decrecimiento. Nos encontramos en una era en la que no conviene aventurarsedemasiado en posibles fracasos de ventas, pues la tecnología queda desfasada deun año para otro y es entonces cuando se ven obligados a liquidar susproductos, casi a precio de coste.

La competencia es abrumadora, y resultados como los de Chinaasí lo confirman, donde la marca nacional Xiaomi,con solo cuatro años de vida, ya vende más móviles que Samsung y Apple en supaís de origen, conquistando casi una séptima parte del mercado en el últimotrimestre, doblando así las ventas de la empresa coreana.

La compañía pasará ahora a centrarse en seguir cosechandosus mejores nichos, como los videojuegos o el entretenimiento, impulsadoprincipalmente por Sony Pictures, suproductora y distribuidora de cine.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!