El fraude de los gestores económicos de nuestro país ha revertido en la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo en el sector de la antena y afectado negativamente a la productividad de las empresas españolas, amenazando con ser un lastre determinante para la recuperación de nuestra economía en la competencia con los países de nuestro entorno.

En Noviembre del 2011 fue aprobado en consejo de ministros un presupuesto de 800 millones de euros para realizar las actuaciones necesarias con el dividendo digital; Los presupuestos se extraían de los 1.647 millones de € recaudados en la primera subasta de las frecuencias a liberar para el uso de los servicios de telefonía de cuarta generación 4G de los cuales 200 iban a sufragar los gastos de los operadores de televisión para emitir en simultaneidad y el resto, 600 millones de euros servirían para ayudar a las comunidades de vecinos a pagar una nueva intervención en sus antenas colectivas .

El gobierno Español solicitó permiso a la institución Europea como ayuda de entrada y sello de entrada con fecha 26-04-2012 para entregar los 600 millones a las comunidades dado el error cometido por la secretaría de estado de telecomunicaciones, dependiente del ministerio de industria cuando en el apagón analógico de Marzo del 2010 asignaron canales a los nuevos multiplex digitales en la banda alta de la UHF, conscientes desde 2008 de que la agenda digital europea conforme a la conferencia mundial de las telecomunicaciones CMR-07 y según el tratado GE-06 que obliga a todos los países de la región 1 donde se incluye la unión Europea, reservaba la banda canales 61 al 69 de la UHF (790 a 862Mhz) a servicios móviles de telefonía de 4ª generación 4G.

La comunidad Europea ha dado vía libre al presupuesto, pero nuestro ministerio de hacienda dice que no tiene ya los 600 millones destinados al citado presupuesto, que lo recaudado a las operadoras fue a la caja única y que le han dado otro uso, sin especificar.

El sector de la antena en España cobró un importante auge en la década de los '90 con la llegada de las televisiones privadas en el año 1990 este hecho consolidó su industria la que soportada por un mercado fuerte, desarrollo productos y marcas que llegaron a ser lideres en Europa y medio mundo.

En febrero de 1998 se reguló el sector con una normativa para las infraestructuras comunes de telecomunicaciones (ICT) que habilitaba a los profesionales, obligándoles a una necesaria capacitación, cobertura legal y fiscal además de un oneroso soporte instrumental entendido por todas las partes como un sacrificio necesario. El RD establecía también los requerimientos de la instalación, tristemente su primer objetivo era garantizar la infraestructura soporte para las dos plataformas de televisión de pago: C+ afín a un partido político y Vía Digital, afín al otro partido político.

La nueva ley satisfizo la alternancia política pero funcionalmente era y es muy pobre con lo que limita la recepción vía satélite y con ella la disponibilidad de cadenas y satélites extranjeros que den servicio a los potenciales compradores foráneos que quieran establecer su primera o segunda residencia en España. El servicio no deja de ser posible pero has de enfrentar la nueva y complementaria instalación a la normativa municipal y a la aprobación de los vecinos, lo que lastra innecesariamente la venta de nuestros inmuebles a personas de otros países que con la televisión de sus respectivos países captada via satélite se sentirían mas cómodos en España y en consecuencia mas convencidos para comprar.

La citada carencia, homologada por nuestro ministerio de industria, la secretaria de estado de telecomunicaciones y la asociación nacional de instaladores de telecomunicación, no facilita el acceso a más de dos polaridades de las cuatro en las que emite un solo satélite con lo que penaliza al mercado, a los fabricantes, a los distribuidores y a los instaladores de antenas y con ello a grandes proyectos españoles como el de nuestro satélite Hispasat con una capacidad infra aprovechada.

Bien es cierto que la Ley ICT es de mínimos, pero el resultado es que más del 90% de las instalaciones de antenas colectivas se han remitido a esos mínimos.

Solo mencionando en la normativa una arquitectura en estrella en vez de en derivación, implicaría que por un solo cable coaxial directo desde la cabecera a la toma del usuario, este podría recibir hasta 32 polaridades en vez de las dos a las que se condena la instalación ICT estándar , con lo que el sector y la recepción de satélite se habrían visto muy beneficiados.

Otra grave incongruencia para el sector es la dificultad de recibir la oferta de canales nacionales estándar vía satélite facilitando el acceso a la información en ubicaciones de difícil cobertura o dando la opción al ciudadano de elegir diferentes calidades de recepción; solamente han habilitado equipos de recepción bajo petición previa y confirmación de la baja cobertura con un coste muy superior a los países de nuestro entorno y limitados a un solo modelo de receptor con dos marcas diferentes bloqueando de forma impropia la capacidad de elección del usuario y el libre mercado, en un estado miembro de la UE donde en la mayoría de los países : Francia, Alemania, Inglaterra, Italia..

el equipo para la prestación del mismo servicio y cualquiera de los muchos modelos homologados tienen un coste en torno a los 100€ frente a los mas de 400€ en España y bajo condiciones.

Frente al apagón ordenado de los países vecinos con periodos de hasta 6 años como en Francia donde en este periodo se realizó por regiones y advertidos fabricantes distribuidores e instaladores pudieron programar su trabajo y su futuro aprovechando ese mercado estable para costear formación y aprovisionamiento de nuevas tecnologías para seguir generando demanda. En España el apagón se realizó el 30 de marzo del 2010 , tras seis meses en simulcast, eales a nuestro carácter los españoles esperamos hasta el último día para equiparnos lo que generó demanda pero las prisas fomentaron el intrusismo en la instalación y en los aparatos de TDT porque los fabricantes especializados del sector no pudieron atender el gran pico de demanda que se generó en el mercado al apagar de una en todo el territorio nacional.

El 13-08-2009, en medio de las vacaciones de verano, el gobierno aprobó por la vía de urgencia y con un real decreto, la regulación de la TDT de pago con lo que el hecho vendría a representar de nuevo un duro y para muchos actores del sector definitivo varapalo.

Tras el real decreto entraron las prisas y prácticamente todos los fabricantes y marcas pasaron por el ojo de la aguja que les propuso el promotor de la nueva tecnología y propietario de derechos deportivos, contenidos que serián sintonizados con un nuevo receptor en el que se embarcaron, bajo interesadas y engañosas previsiones de demanda, prácticamente la totalidad de las marcas Españolas utilizando gran parte de sus recursos económicos disponibles, en un receptor con un 65% de su valor virtual de licencias y royalties;

Apenas 4 meses después del desembolso y sin entradas de liquidez por unas ventas inferiores al 15% de las previsiones que les habían señalado.

una de las marcas lideres sacó al mercado su receptor a menos de la mitad del coste, un claro dumping y en consecuencia una práctica ilegal dentro del mercado de la UE. Esta maniobra obligó al resto de marcas a malvender el producto , el resultado significó pérdidas millonarias para todo el sector y la desaparición de los recursos de las marcas para el desarrollo de nuevos productos y en consecuencia la notoriedad de los fabricantes españoles en el mercado mundial.

El instalador de antenas profesional que a veces complementa su trabajo con la electricidad o con la instalación y venta de electrodomésticos, lleva en dique seco más de 4 años, hecho que ha arrastrado al distribuidor, al mayorista y fabricante a una ruina sin precedentes desde la primera emisión de televisión en España en el año 1958.

La administración, promotora de esta debacle, responsable política y técnica de la devastación del sector por no haber sabido regular la demanda de mercado o en su defecto no haber aliviado su carga impositiva o generado ayudas para el mantenimiento de un sector profesional vital para el desarrollo e implantación de las nuevas tecnologías en España y en consecuencia para nuestra economía en general, ha colgado el cartel de "Liquidación por traspaso " en unas empresas socioeconómicamente necesarias sobre las que tiene la obligación de recuperar para el servicio de nuestro país y me explico:

Tal y como hemos relatado, en Noviembre del 2011 se aprobó en consejo de ministros el plan marco de actuaciones para acometer el dividendo digital con un presupuesto de 800 M€ para su desarrollo, en el año 2012 el ministro Soria, no se sabe con que criterios técnicos ni presupuestarios, rebajó el presupuesto y publicó de forma explícita que la liberación del dividendo digital se llevaría a cabo antes del 1 de Enero del 2014 y que el plan de actuaciones se desarrollaría durante 2012 al 2014.

Incumplido el plazo dado por el gobierno actual; La ley de economía sostenible, la agenda digital Europea y el acuerdo de cesión del espectro a los operadores, indican como fecha límite el 01-01-2015 para la entrega del dividendo digital limpio y presto para su uso, y como el que incumple paga; solamente a los operadores, el estado tendrá que pagar 300.000€ por cada día de retraso a la fecha prevista.

A día de hoy a menos de 6 meses para la fecha limite con las vacaciones de agosto, la secretaría de estado de telecomunicaciones y sociedad de la información, no ha informado al sector profesional de los nuevos canales a los que migraran las cadenas que hoy utilizan la banda del dividendo digital para sus emisiones y en consecuencia la necesaria actuación sigue bloqueada.

Los ciudadanos han de saber que los 20/23€ que anuncian desde el ministerio de gasto promedio por habitante, tienen poco o ningún fundamento; la actuación en las mas de 1.200.000 comunidades de vecinos que hay en España no se puede limitar a descolgar dos amplificadores y colgar otro; En un principio no habría problema y con una nueva resintonia de canales en la televisión todo funcionaría igual que antes;

El problema vendría cuando pocas semanas después las primeras portadoras 4G lleguen a la banda adyacente, portadoras que han de dar servicio a los dispositivos smart, teléfonos tablets..

que llevamos en el bolsillo; si estas nuevas señales que han de llegar con suficiencia son captadas por una antena en el tejado que no las rechaza, por un cable mal apantallado, por unos amplificadores mal filtrados o por unos conectores insuficientemente blindados…

Resultará que cuando nos llamen por teléfono, no podremos ver la televisión o cuando veamos la televisión no podremos utilizar nuestros dispositivos smart.

Con el parque de instaladores profesionales registrados que tenemos en España; no queda tiempo suficiente para hacer las cosas convenientemente bien para los usuarios y para las operadoras.

La puerta mas grande que tiene nuestra juventud para entrar en el mundo laboral, son las nuevas tecnologías, teniendo un sector solido que los forme y les pase el relevo tal y como ocurrió con la llegada de las privadas y que supuso la creación de miles de puestos de trabajo.

La instalación de las nuevas infraestructuras, la venta de dispositivos, el desarrollo de aplicaciones y su integración en la dinámica de las empresas para su mayor eficiencia competitiva, es la gran oportunidad para hacerle frente al paro juvenil y a la crisis económica.

Urgentemente hemos de encontrar una respuesta al porqué, aún a día de hoy el interés de unos pocos esta primando sobre el bien común.

El sector de la antena está legitimado para pedir responsabilidades, daños y perjuicios a los últimos gestores de los ministerios de Industria y de hacienda. Recuperar sus capacidades sustraídas y prepararse para recibir el gran potencial de los jóvenes desempleados, recuperar el paso que hemos perdido por la negligente actuación de los responsables políticos y técnicos del ministerio y la secretaría para situar un paso por delante a nuestra tecnología y con ella dar una ventaja competitiva a nuestras empresas para pelear en el mundo por la plaza que les corresponde y atuden a sacar a nuestro país de la crisis antes de que esta nos relegue a un país de segunda y se convierta en crónica.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!