Pasan los días y sigue sin encontrarse el cuerpo de Tomás Gimeno, pieza fundamental para que el caso de Anna y Olivia pueda ser cerrado. La Guardia Civil sigue manteniendo como idea más fuerte que se quitó la vida el mismo día en que acabó con las niñas y las lastró al fondo del océano. Pero desde hace casi dos meses no se ha encontrado ninguna pista de su cuerpo, lo cual hace que los investigadores tengan todavía sobre la mesa que el asesino de las pequeñas pueda seguir vivo.

Un perito náutico no descarta que Tomás Gimeno continúe con vida y explica sus motivos

Fernando Echegoyen, perito náutico y uno de los grandes expertos sobre estas cuestiones en nuestro país, lo tiene claro. Asegura que Tomás Gimeno se ha podido quitar la vida, pero de momento, mientras su cuerpo no se encuentre, existe la posibilidad de que continúe con vida. Por ello, afirma que "si no se ha suicidado hay que buscarlo".

Echegoyen, para su argumentación, se apoya en los seis bultos que ven cargar a Tomás Gimeno. Dos de ellos correspondían a Anna y Olivia y el tercero era la silla de bebé que apareció flotando y el cuarto bulto hallado sería la botella de oxígeno. Sin embargo, según el experto en naufragios y siniestros náuticos recuerda que faltan dos sin descubrir y se pregunta sobre si pueden ser un traje de buceo y los plomos.

Por ello, no descarta la idea de que pudiera haber sobrevivido: "¿No puede ser que se lo pusiera y llegara buceando hasta la costa?". Asevera que no es ninguna "barbaridad", ya que el padre de las niñas de Tenerife practicaba buceo y la distancia donde se encontró su lancha a la deriva no llega a dos kilómetros de la costa.

La embarcación de Tomás Gimeno no pudo desplazarse sola, según Echegoyen

Por otra parte, Echegoyen no descarta la opción de que Tomás Gimeno fuera recogido por otra embarcación y señala que puede ser un barco sin identificación. El perito recuerda que las señales que emiten los barcos se pueden desactivar y quitar los identificadores GPS.

Asimismo, es escéptico en cuanto a que el bote del padre de Anna y Olivia se encuentre a gran distancia desde el punto donde lastra a las pequeñas y donde finalmente aparece a la deriva. Concluye que desde un punto de vista náutico "no existen corrientes tan fuertes" que desplacen una lancha en tan poco tiempo, siendo más probable que recorriera ese tramo tripulado: "No creo que el barco llegue solo".

El 'gran tormento' para la madre de Anna y Olivia: que Tomás Gimeno haya huido

Desde la familia materna ya se ha expresado que para ellos es importante que Tomás Gimeno sea encontrado para así poder cerrar el círculo. Sin embargo, como ha afirmado el portavoz Joaquín Amills, el "gran tormento" que tiene la madre de Anna y Olivia es que el asesino de sus hijas continúe vivo en algún lugar indeterminado, donde cualquier especulación pueda seguir saliendo a la luz.

No obstante, la Guardia Civil no da ningún caso por cerrado hasta que no se tengan todas pruebas pertinentes que permitan acabar con el proceso.