A un padre se le retiró la custodia compartida de sus hijos luego que la madre interpusiera una demanda para someterla a consideración, aludiendo como motivo la adicción del padre al cigarro, que lo llevaba a fumar de forma irresponsable delante de sus hijos, de diez y trece años.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba aceptó la solicitud, alegando que ambos menores, quienes no tienen quejas de la custodia compartida, habían manifestado su preocupación por el ambiente lleno de humo de cigarrillo al que estaban expuestos. Fumar de por sí delante de un niño ya es un hecho que está mal, pero con esta sentencia, se convierte en motivo para perder la custodia de un menor.

Los hijos delatan la adicción del padre al cigarro

Los hijos relataron ante el tribunal toda la información referente al hábito del padre de fumar en forma exagerada delante de ellos, demostrando el poco interés que pudiese tener en preservar la salud de sus hijos, al exponerlos de esa manera a un ambiente cargado de humo de cigarro.

El mayor de los hijos llega incluso a describir cómo le tocaba dormir en una habitación con aire acondicionado, luego que el padre fumara allí. Siendo esto para el juzgado motivo suficiente, para suponer que los niños no solo estaban expuestos a los riesgos del humo del cigarro en el ambiente, sino a posibles quemaduras por incendios por colillas mal apagadas.

La custodia será solo para la madre

La sentencia dada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba acuerda retirar la custodia compartida y entregársela solo a la madre, basándose solo en el interés de los menores, ya que el padre no puede controlar su adicción.

También alega el Tribunal que tienen que proteger a los menores de una situación que se está produciendo dentro del hogar, aún más cuando se busca la protección en lugares públicos en contra del humo del cigarro y del daño causado por el cigarro al fumador pasivo.

Solo en vacaciones y con un régimen de visitas, el padre podrá compartir con sus hijos, siempre teniendo en cuenta el riesgo de fumar en ambientes cerrados con ellos.

El Tribunal también aceptó intercalar los fines de semana, y los martes y jueves como días de visita entre semana.

Y hasta el uso y disfrute de la casa cambió, ya que ahora pasó a pertenecer a los menores, y el padre deberá asumir los gastos derivados de la misma. También debe pasar a sus hijos una pensión alimenticia de 150 euros por cada uno de los hijos.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!