Las lentillas supusieron un gran avance para las personas con problemas de visión. Además de mejorar la calidad de vida de los usuarios, se disminuyen los inconvenientes que suponen las lentes de contacto, pero todo tiene sus riesgos y el uso de lentillas no es una excepción.

Una enfermera pierde la vista por un parásito en sus lentillas

Ha ocurrido en Irlanda y podemos afirmar que una enfermera llamada Suszanne Dunne ha sufrido los efectos devastadores de un parásito que se pegó en su lentilla y le "devoró" el ojo.

Sin lugar a dudas, se trata de uno de los casos más raros que puede desencadenarse por el uso de lentillas, pero puede ocurrir tal y como hemos conocido.

Uno de los periódicos más prestigiosos de Irlanda, Irish Mirror, desvelaba este suceso aterrador. Según la propia afectada todo ocurrió cuando un parásito se pegó a su lentilla y le devoró el ojo. Todo ello, ocurrió en la ducha. El gusano se colocó detrás de la lentilla e inició su camino a través de la córnea originando los terribles efectos que hoy conocemos.

Es necesario destacar que los parásitos son más abundantes con las altas temperaturas y el tiempo que estamos viviendo es idóneo para su desarrollo y proliferación. Por este motivo, es imprescindible aumentar las precauciones y sobre todo la higiene.

Tras su revisión, los médicos afirmaron a la paciente que el parásito se introdujo en su ojo porque el agua de la ducha estaba a temperatura muy elevada y al no haberse retirado las lentillas antes de la ducha el gusano no pudo salir y devoró su ojo.

Tal y como podemos observar, la mezcla de falta de precaución y poca higiene causaron daños irreversibles en el ojo de Suszanne.

La propia afectada, en declaraciones realizadas al prestigioso periódico irlandés afirmó que tras retirarse a dormir se despertó de madrugada y observó con terror y desolación que estaba ciega. "todo estaba negro" afirmó.

Tras pedir auxilio a su marido acudieron al hospital dónde los expertos del servicio de salud aclararon lo sucedido.

Riesgos de infección poco comunes por no retirar las lentillas

Este desafortunado incidente no es común, pero tal y como hemos sabido puede producirse en cualquier persona usuaria de lentillas que no tome las medidas de higiene adecuadas al uso de las lentes.

La afección que padeció Suszanne afecta a 1 de cada 50.000 personas que utilizan lentes de contacto según los médicos y se produce porque tras la práctica de ejercicio no se retiran las lentillas para ducharse.

Si te encuentras entre estas personas presta atención y no corras riesgos que pongan en riesgo tu salud. Usa apropiadamente tus lentillas y consulta a los expertos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!