La plantilla del balneario de Ledesma en Salamanca y una familia asturiana, experimentan desde hoy el dolor de la pérdida de una vida humana que estaba acompañada de la inocencia característica de los niños que apenas comienzan a vivir.

Una niña de 12 años, pasaba unos días de vacaciones con su familia en el balneario de Ledesma en Salamanca, pero fue encontrado su cuerpo sin vida en la mañana de este miércoles. Los cuerpos de investigación que se presentaron en la escena tras conocer de la trágica noticia, han abierto las posibilidades de enfrentar cualquier hipótesis, sin descartar la muerte por causas naturales.

La subdelegada del Gobierno en la provincia, María Encarnación Pérez, dio parte de este suceso a los periodistas.

Se encontraban cubriendo la concentración en Salamanca con motivo de la conmemoración del vigésimo primer aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, llevado a cabo por la banda ETA [VIDEO] y en memoria de todas las personas que también fueron víctimas del terrorismo. La niña asturiana, era natural de Oviedo y residía con su familia en Riosa.

La fallecida estaba disfrutando de unas vacaciones luego de ser becada por Montepío de la Minería Asturiana

Según los hechos relatados por sus familiares, la niña estaba a cargo de su abuela, disfrutando de unos plácidos días de vacaciones en el balneario de Ledesma en Salamanca, el cual es propiedad de Montepío de la Minería Asturiana. La recepción del lugar recibió una llamada donde se les comunicaba que la niña no respondía y fue entones cuando llamaron al médico de la mutualidad que la atendió para ver qué pasaba.

Acto seguido, el galeno solo pudo colaborar mientras llegaba el servicio de emergencia [VIDEO] de la localidad, los cuales al aproximarse, revisaron a la menor pero solo pudieron constatar y notificar que efectivamente la pequeña había fallecido. La fallecida había nacido en diciembre de 2005 y estaba disfrutando de esas vacaciones tras haber sido becada por el mismo Montepío de la Minería Asturiana.

Los antecedentes médicos de la niña fallecida

En el transcurso de las investigaciones que se abrieron para ir descartando las hipótesis del caso, se supo que la niña tenía una discapacidad del 77%, entre ellas deficiencia cardíaca. También se constató que había tenido una operación recientemente pero que no recibía ningún tratamiento termal a pesar de estar pasando unos días de disfrute en el enclave salmantino.

Como era de esperarse, este acontecimiento tan lamentable ha conmocionado a toda la localidad del balneario, y desde Montepío la misma plantilla que lo integra ha pedido sensibilidad y respeto por este hecho que ha enlutado a toda una familia mutualista.