Los problemas de la cantante han sido muchos, ha tenido problemas con el alcohol, las drogas y hasta con el sexo. También ha tenido accidentes automovilísticos y ha estado en programas de rehabilitación, causas suficientes para disminuir su popularidad.

Britney Spears se encuentra de nuevo en el mundo del canto estrenando gira, pero lo particular de la misma es que su equipo le ha prohibido la ingesta de alcohol. No se ofrecerán bebidas alcohólicas en el backstage, ni para la cantante ni para sus bailarines, quienes aún no poseen la edad indicada para consumir este tipo de bebidas.

Decisiones que evitan males

Britney Spears fue considerada en sus mejores momentos como la princesa del pop, solía usar coletas para mostrar su ingenuidad. La cantante perdió esta imagen gracias a sus constantes excesos, uno de ellos el alcohol. La fama fue decayendo por sus constantes dramas familiares y profesionales, incluso en una oportunidad llegó a raparse la cabeza.

La cantante se ha renovado y ha dejado atrás todos aquellos dolorosos sucesos, disfruta junto su familia y hasta ha comenzado una nueva gira. Así lo ha demostrado a través de las redes sociales, colgando fotos junto a sus hijos ensayando pasos de baile. No todo es color rosa para la artista, y es que su equipo no confía en que se encuentre del todo bien.

Los mismos han solicitado que se retire todo tipo de bebida alcohólica del backstage de sus Conciertos.

Esta será la política de toda su gira, información proveniente de la web Page Six. la cantante llegará en su gira hasta el Radio City Music Hall, una sala de conciertos muy reconocida en New York.

Desconfianzas en puerta

De acuerdo con la web Page Six, el equipo de Britney Spears quiere mantener las bebidas alcohólicas lejos de la cantante y de sus bailarines.

Ninguno de ellos tiene la edad suficiente para consumirlas, ya que la edad legal para consumir alcohol era 21 años. La web informó que sus asistentes se fueron de avanzada a los hoteles, antes de que la cantante saliese de gira.

Todo esto para asegurarse que no hubiese bebidas en las habitaciones donde se hospedaría, además del alcohol se han prohibido las drogas.

Los mismos se aseguraran de que no hubiese fiestas, y los bailarines podrían ser sometidos a controles aleatorios. Los destinos de la gira desembocan en Oslo, Dublín, Berlín, Londres y Paris.

La cantante está vez tenía la ayuda de su equipo para no recaer en su adición por el alcohol, esperemos que todas las estrategias trazadas desemboquen en el éxito de esta gran y maravillosa gira.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!