Alrededor de 100 personas fallecidas y mas de un centenar de heridos en el día de ayer en Kabul. Este ataque es el cuarto que sufre la capital en el último mes. Los talibanes se atribuyeron el hecho.

Antecedentes

Desde el 2001, cuando Estados Unidos les arrebató el poder, los talibanes atacan, tanto a las tropas extranjeras impuestas en el país, como a su propio gobierno. Éstos achacan al gobierno el que siga las directrices de Occidente.

Desde 2016, la capital se convirtió en una objetivo principal. Las calles de Kabul se fortalecieron al instalar muros de hormigón e intensos controles policiales pero, a pesar de ello, es la ciudad más peligrosa del país.

Ataque

El Atentado se produjo al mediodía, hora local. Una ambulancia llena de artefactos explotó en un control de la policía. La zona estaba repleta de viandantes al tratarse de un dia laborable en Kabul. A raíz de esto, el grupo terrorista se atribuyó el atentado mediante las redes sociales y el portavoz del grupo, Zabihullah Mujahid, afirmó que durante la explosión había "una gran concentración de policías".

El grupo Emergency, según su Twitter, recibió más de un centenar de heridos y manifestó que "era una masacre".

Esta explosión es el ataque más sangriento que padece Kabul desde mayo y, por supuesto, deja entrever los graves problemas de seguridad. Asimismo, es evidente el poder que tienen los talibanes.

Hotel Intercontinental

Hace apenas una semana, los talibanes efectuaron otro ataque en el hotel Intercontinental.

En un principio, la cifra de muertos en esta masacre fue de veintidós pero, pasados unos días, el portavoz del ministerio de Sanidad, Whid Majrooh, afirmó que "el balance final se establece en 25 muertos afganos" y 14 extranjeros, contablizados éstos por sus embajadas.

La masacre tuvo lugar cerca del antiguo Ministerio del Interior y próximo al Directorio Nacional de Seguridad (NDS), la agencia de inteligencias más relevante de Afganistán.

Los talibanes se han atribuido el ataque mediante un escrito en la red social Telegram en el que se confirma que "un mártir mediante con coche bomba alcanzó el primer punto de control cerca del Ministerio del Interior".

ISIS

La gran parte de los atentados sufridos en Kabul son atribuidos a los talibanes, especialmente a la facción Haqqani. Este grupo consta de entre cinco mil y quince mil combatientes y, además de atentados, se les suma actividad de tráfico de drogas y secuestros con extorxión.

La OTAN y el gobierno estadounidense creen que este grupo es uno de los mayores peligros en la guerra de Afganistán.