Un camión blindado que transportaba millones de dólares en cajas metálicas circulaba el miércoles por la calle Gloucester en el distrito de Wan Chai, Hong Kong, con bastantes vehículos a su alrededor. De pronto los ciudadanos vieron como volaban y se llenaba el asfalto con montones de billetes, apresuradamente y ni cortos ni perezosos empezaron los viandantes y conductores a recoger lo que para ellos sin duda era su regalo de Navidad. Al parecer cayeron como "llovidos del cielo", casi dos millones de dólares.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

El camión con el suculento botín de 67 millones de dólares estadounidenses, no pertenecía al parecer a Santa Claus, sino a una compañía británica de seguridad "G4S", y los conductores no eran nomos sino guardias de seguridad.

La puerta trasera del vehículo por lo visto no cerraba bien y se produjo el "milagro de Navidad", para las personas que afortunadamente andaban cerca del lugar. El furgón no se detuvo y el comisario de policía Wan Siu-hung informó que los vigilantes de seguridad tampoco se dieron cuenta de lo que había acontecido hasta que llegaron a su destino. Cabe preguntarse quién habrá llamado a los agentes policiales.

Según el periódico South China Morning Post, se "evaporaron" un millón y medio de dólares en la muy transitada calle china. Aunque la policía llego con bastante rapidez, no llegó a tiempo para evitar que desaparecieran los billetes, sin embargo advirtió a la ciudadanía que si no devolvían el dinero, se les castigaría con la cárcel, al considerarse el acto, como robo. Ante estas amenazas algunas personas se asustaron y por lo que mencionaron las autoridades trece (10 hombres y 3 mujeres) retornaron de forma voluntaria los billetes que habían recogido.

Vídeos destacados del día

La compañía "G4S", dijo que se haría cargo y asumiría la responsabilidad por el dinero desaparecido. Varios testigos grabaron con sus móviles la insólita escena y la colgaron en internet, pero realmente no se ven bien las caras de los agraciados.

¿Devolverías tú el dinero que encontraste tirado en la calle el día de Nochebuena?