Una enfermera ha decidido denunciar a través de las redes sociales su caso. Su casero ha decidido echarla de casa después de que la joven haya dado positivo en el test por COVID-19. La joven enfermera de la localidad de Quintanar del Rey ha sido obligada a dejar la habitación que tenía alquilada cuando su casero se enteró de que la joven se había infectado en su trabajo. Una situación muy complicada en medio del Estado de Alarma que está viviendo el país.

La joven trabaja en Madrid luchando por curar personas infectadas con el coronavirus, por eso se ha infectado

Las situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo por la crisis sanitaria por el COVID-19 está sacando lo mejor que tiene la sociedad , aunque en algunas personas también lo peor.

Esto es lo que está viviendo la joven enfermera Clara Serrano, una profesional sanitaria, residía en Quintanar del Rey y trabaja en la ciudad de Madrid, que ha visto como su casero la ha echado de casa cuando se enteró que había dado positivo en la prueba por Coronavirus.

En declaraciones en la SER, la joven Clara Serrano ha explicado que residía en un piso compartido en el que vivía con el propietario de la vivienda y que tras dar positivo en el test por coronavirus su casero decidió expulsarla de la casa de muy malas formas.

La joven ya había vivido en ese piso durante dos meses y no había tenido ningún problema con el casero

Gracias al apoyo que ha recibido del sindicato de enfermeras SATSE y de la comunidad de Madrid ha podido quedarse en el Hotel Colón que se encuentra completamente medicalizado, mientras se está recuperando de la enfermedad para dar negativo en las pruebas para poder volver a trabajar y estar en primera línea.

Además, la joven ha explicado que se desplazó a Madrid (es originaria de Castilla-La Mancha) justamente por culpa de la crisis del COVID-19 y se ha encontrado en la calle por el hecho de formar parte de ese 20% de profesionales sanitarios que se han infectado con el virus.

Igualmente, la joven ha sido entrevistada en “Al Rojo Vivo”, el programa de La Sexta, donde ha explicado que se desplazó a Madrid como refuerzo de las plantillas que se encontraban completamente desbordadas por culpa de la crisis del coronavirus y contaba con un contrato específico por esta crisis.

Ya había residido en la capital durante la temporada de diciembre y enero del año pasado y decidió volver a alquilar la misma habitación en un piso con varias personas, entre ellas el propio dueño del mismo.

Una historia normal hasta que la joven dio positivo en el test por COVID-19 y se quedó en la calle.

La joven tenía un contrato verbal con el propietario de la vivienda, que también residía en la misma, y al dar positivo le dijo que se fuera al poder contagiar a los demás. Pero, gracias a la rapidez del sindicato de enfermería la joven se está recuperando en el Hotel “Colón” que está totalmente medicalizado.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Telecinco
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!