El país europeo ha sido víctima de una estafa en la compra de material sanitario por culpa del Coronavirus. El país adquirió una gran cantidad de mascarillas y han recibido, a cambio, unas mascarillas inservibles dentro de cajas de plátanos con heces de algún animal. Un verdadero timo que deja en entredicho la posición del Gobierno ante la pandemia.

La verdadera guerra que se está viviendo por adquirir material en el mercado está provocado esta clase de timos

El Gobierno de España parece que no ha sido el único país que ha sufrido problemas con el material sanitario en medio de la crisis del coronavirus que se ha convertido en una pandemia mundial y la búsqueda de material sanitario se ha convertido en una verdadera lucha y algunas personas sin ningún tipo de humanidad se están intentando aprovechar de la situación.

Por el momento, el avión A-400M perteneciente al Ejército del Aire ha llegado a Torrejón de Ardoz (Madrid) con un cargamento de 14 toneladas de material sanitario sin malas noticias.

Y, un segundo avión que ha recorrido el recién inaugurado corredor aéreo sanitario entre España y China ha llegado a primera hora de este mismo martes con un total de 30 toneladas de material que irá destinado directamente a proteger a los trabajadores sanitarios en la lucha contra el coronavirus. El material será repartido entre los hospitales privados y públicos de distintas comunidades autónomas.

Los belgas, que han sido muy críticos con el gobierno español, han vivido que les han estafado en la adquisición de mascarillas bucales FFP2, la cantidad de 100.000 unidades, que no podrán ser utilizables en los centros hospitalarios del país.

Teóricamente, la compra había sido realizada en China.

En un primer momento, la Agencia Flamenca de Salud y Atención del país aseguraban que estas máscaras bucales no eran válidas al ser de uso industrial y no sanitario. Además, al no llevar etiqueta, no era aconsejable su empleo en un contacto directo con personas infectadas con el virus COVID-19.

Pero los medios de comunicación han profundizado y la situación es peor

Las máscaras no procedían de China sino del país latinoamericano, Colombia. Y la forma de enviar el cargamento ha sido sangrante dentro de cajas de maíz y de plátanos, lo que implica saltarse todas las regulaciones. Y, en varias cajas, se encontraron excrementos de animales.

Este es un ejemplo más de lo que está sucediendo en esta guerra por conseguir material sanitarios: timos y estafas.

También en Italia han vivido momentos complicados y han advertido a España a la hora de adquirir material. En estos momentos, hay personas que no tienen ningún tipo de humanidad y están estafando a la gente ante la desesperación.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!