El caso de la monja que el pasado día 28 de abril fue “pillada” mientras robaba votos ya ha llegado a la Fiscalía y podría enfrentarse a tres años de prisión. Fue descubierta mientras estaba metiendo papeletas del Partido Popular en los sobres de varias ancianas que iban a ir a votar. Este hecho puede acarrear una pena de prisión de entre seis meses y tres años.

La Junta Electoral de Vizcaya ha decidido enviar la denuncia presentada por el partido PSE-EE a la Fiscalía

Dicho documento trata el caso de una monja que, presuntamente, habría robado el voto a varias mujeres mayores en un colegio de la ciudad de Bilbao a lo largo de la jornada de las elecciones generales del 28 de abril.

Según ha publicado el Partido Socialista del País Vasco, la Junta Electoral de la provincia ha decidido aceptar la petición llevada a cabo por el partido de presentar los hechos ante la Fiscalía por si pudieran ser constitutivos de delito.

La denuncia inicial vino por parte de dos apoderados del partido Elkarrekin Podemos que descubrieron durante el domingo electoral a la monja mientras metía papeletas del Partido Popular en los sobres de votación de varias mujeres de avanzada edad residentes en la residencia de La Misericordia a las que cuidaba, cuando las mujeres le habían pedido que introdujera las papeletas de otros partidos en sus sobres.

A lo largo del escrutinio general que tuvo lugar el pasado miércoles en el propio Palacio de Justicia de la ciudad de Bilbao, y en el momento en que se realizó la revisión de todos los datos procedentes de la Mesa 8.16.A del susodicho colegio electoral de La Misericordia, donde sucedieron los mencionados hechos, Ekain Rico, el representante legal del PSE-EE, ha pedido que se realice la apertura del acta de la susodicha mesa, que recogiese lo que había sucedido y ha solicitado el traslado de dicho documento a la propia Fiscalía.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Tras el estudio del caso, el presidente de la Junta Electoral provincial ha decidido aceptar la reclamación de los socialistas y ha empezado los trámites para que la declaración pase al Ministerio Fiscal para iniciar la investigación del caso.

La legislación electoral indica que la alteración de un voto de un particular conlleva una pena de cárcel de entre seis meses y tres años

En el propio acta, que identifica con nombres y apellidos a la monja, según los representantes del partido socialista, se explica lo que sucedió durante la jornada electoral y se recoge cómo esta persona fue descubierta por Ekain Rico mientras introducía papeletas del Partido Popular dentro de los sobres de votación de varias mujeres que acompañaba “sin escuchar” las preferencias de voto de las propias señoras.

Rico ha señalado que ahora será la Fiscalía la que se encargará de estudiar todos y cada uno de los hechos denunciados y, si fuera necesario, depurará la responsabilidades de tipo penal.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más