Después de conocerse el caso de la adolescente violada por cinco hombres en un portal de Pamplona durante los Sanfermines de 2016, la polémica y la indignación invadieron las calles españolas. La idea de que cinco sujetos hubiesen violado de forma oral, vaginal y anal a una joven de 16 años que solo estaba buscando su auto era simplemente inaceptable. Sin embargo, la “Manada [VIDEO]”, como se hacen llamar, no recibió la condena que todos esperaban. De hecho, la sentencia del tribunal dejó boquiabierto a más de uno: recibieron una condena de nueve años por abuso sexual, no por violación. Esto colerizó a más de uno y las calles de España se llenaron de manifestantes que exigían un sistema de justicia objetivo y libre de machismo.

Esta movida social se viralizó a las redes y empezó otra campaña de apoyo a la víctima. Muchos escribieron blogs y artículos periodísticos narrando los hechos y rememorando todos los casos en los que la justicia española ha puesto en tela de juicio a las víctimas. Aunado a esto, las etiquetas #Cuéntalo y #YoSiTeCreo [VIDEO] se volvieron tendencia nacional y global pues la primera motivaba a las chicas a contar sus experiencias de acoso, intimidación y violación, mientras que la segunda mostraba mensajes de empatía y apoyo hacia la víctima.

#YoNoTeCreo

Sin embargo, la controversia no deja de rodear este caso. Ahora, hay un grupo de manifestantes que a diferencia de aquellos que creen en la chica, dudan de cada una de sus declaraciones. Debido a esto, nació la tendencia #YoNoTeCreo en donde los internautas presentan sus motivos para no creerle a la joven y de hecho, afirman que los miembros de la manada solo son víctimas de una sociedad que decidió inculparlos injustamente y criminalizan a la chica.

“Fue una orgía promovida”

Esta controversia empezó con las declaraciones del policía José Manuel Sánchez Fornet quien, en un artículo de opinión que compartió en Twitter, afirmó que no fue “ni violación ni abuso. Orgía consentida y tras ser abandonada y robarle el móvil decidió denunciar. Eso es lo que opino en coincidencia con el Magistrado-Juez Ricardo González”. Sánchez se apoyó en la declaración del juez que entre otras cosas dijo que no apreciaba signos de asco o desprecio en la chica en los vídeos presentados y que es posible sentir placer involuntario en una relación sexual no consentida.

Esta tendencia ha dado pie a que muchas personas apoyen tal declaración y que afirmen que la chica en cuestión quiso tener una orgía con unos sujetos a los que no conocía y que su único problema fue que la robaron. Eso, de acuerdo a estas personas, dio pie a que una denuncia fuese presentada. Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar, donde muchos atacan y muestran cuán indignante es que cuestionen la posición de la víctima e intenten humanizar y justificar a los verdaderos culpables.