Relacionarse socialmente tiene sus retos, hay a quienes se les da sencillo hablar con muchas personas, tener varios amigos con distintas personalidades y hay quienes seleccionan con mucho cuidado a sus amistades, ya que entablar una conversación con adecuaciones específicas, es todo un montaje social. A veces dentro de nuestro círculo de amigos y conocidos, hay individuos que tienen preferencias y gustos, que podrían parecer anormales, aunque quizá, precisamente lo extraño sea el encanto principal de esa persona en particular.

Las relaciones de pareja, son la prueba latente de mantener firme tu individualidad – que por un lado queda expuesta – y se debe tener un poco de apertura para ceder parte de tu terreno personal.

Tanto hombres como mujeres disfrutan de las relaciones sexuales, sean comprometidas o de sexo libre, ante todo siempre deben respetarse, si hay sentimientos involucrados o no.

Experimentando con precaución el “sexo duro”

Si estás pensando en tener “sexo duro” con tu pareja, o con alguna pareja ocasional, es importante saber que debe haber consentimiento por parte de ambos, ya que para infligir dolor y en algún caso ser expuesto a un tipo de tortura física, es primordial hacerle saber al otro, en qué nivel – en el umbral de dolor – estas dispuesto o dispuesta a soportar. El sadomasoquismo, el sadismo o la sumisión en otras prácticas eróticas extremas, no son para todos y si la curiosidad sobre pasa los limites convirtiéndose en abuso físico, pueden surgir problemas.

Los expertos en sexualidad recomiendan antes de llegar a altitudes extremas, comenzar con situaciones simples, como el vendar los ojos a la pareja, o amarrarle a la cama sin necesidad de incluir algún accesorio de sumisión más serio, por el momento la imaginación y crear una atmosfera de confianza sexual, son el primer paso para concretar un acto con reglas más estrictas.

Consenso libre

Uno de los principales factores es que ambos estén de mutuo acuerdo, en llevar a cabo estas prácticas [VIDEO]y parar si tanto uno como el otro se sienten incómodos, en el momento culminante. Es necesario hablarlo para que la relación sexual no derive en una violación y tener mucha confianza en la pareja, aun si esta es casual. La comunicación es clave, ya que para ejercer una intimidad de sexo duro, tiene que haber comprensión y desarrollar un nivel de negociación antes del acto sexual.

Llevar las fantasías a la realidad son actividades sexuales, saludables, afirman los expertos, pero hay tener cuidado [VIDEO]para no encausar el placer de ambos contendientes, en una dirección opuesta y peligrosa.