Las metas son importantes en la vida de un ser humano, nos ayudan a crecer. Ponemos parámetros que según cada uno son de utilidad en el camino que recorreremos. Nos darán facilidad de obtener una u otra cosa que se desea, esto es pensado por cada individuo de manera inconsciente. Queremos llegar lejos, tan lejos como se pueda. Por ello podemos dejar hasta la vida intentando conseguir nuestro cometido.

A veces se deja de lado lo que en nuestra opinión no forma parte de la obtención de ese objetivo. No es que no sea de ayuda en el proceso, es que simplemente de una u otra forma no aportará beneficios al mismo. Siempre hay que correr riesgos si tenemos un propósito definido.

Suponemos que algunos de estos sentimientos embargaron a jennifer lawrence en el momento que decidió ser actriz. Echar todo por la borda y adentrarse en el mar de la actuación y perseguir su sueño, el que hoy por hoy es una realidad consumada.

¿Cómo y cuándo decide ser actriz?

En una entrevista a CB News la joven actriz explica que decide dejar sus Estudios para ser actriz, a los 14 años de edad. Lawrence comenta que no lamenta en lo absoluto haber tomado esta decisión, ya que ella nunca se sintió muy lista.

Necesitaba forjarse su propio camino, alejando todo lo que pudiese suponer entretenimiento para obtener sus metas. Incluso se alejó de sus amistades, solo estaba enfocada en hacer realidad su carrera como actriz.

Comienzos en el medio

Comenzó como modelo antes de iniciarse en el mundo del cine.

Luego al leer guiones se identificó de tal manera con los personajes que de inmediato se dio cuenta que eso era lo suyo, así fue como comenzó a dar sus primeros pasos en la actuación. Por esto y más hoy en día disfrutamos de una actriz de gran envergadura que nos hace disfrutar de cada personaje que interpreta para nosotros.

Todo su esfuerzo y dedicación la hicieron ser lo que en la actualidad es. Persiguió sus sueños sin parar, hasta lograr el objetivo trazado. No dio vuelta atrás, no retrocedió ni un milímetro durante la búsqueda de sus metas. Ya para la fecha ha participado en 25 películas y con tan solo 27 años de edad es una de las actrices mejor pagada de Hollywood. Obteniendo incluso el tan codiciado Oscar.

Su belleza no fue lo único que la ayudó a introducirse en el mundo de la actuación, sino también sus dotes histriónicas indiscutibles. Por esto y más es digno de admirar todo lo que se puede lograr con determinación que al parecer es lo que le sobra a Jennifer Lawrence.