La palabra swinger tiene como definición mundano o promiscuo, es decir, los swingers son personas promiscuas, Parejas que buscan a otras parejas para intercambiarse, con el fin de tener relaciones placenteras y, según ellos, mantener el matrimonio [VIDEO] y el fuego de la pasión a través de estas prácticas muy poco aceptadas por la sociedad.

Como todo comportamiento diferente, son muchas parejas en Latinoamérica que practican esta forma de sexo, pero que lo hacen de forma muy reservada para no ser juzgados, apartados o criticados por su forma de vida, ya que la mayoría de los swingers son parejas casadas. Sus vecinos podrían ser una de estas parejas y usted jamás se lo imaginaría.

Porque ser swinger es simplemente darle rienda suelta a esas fantasías reprimidas por los tabúes [VIDEO] que la familia, la iglesia y la sociedad han marcado desde el principio de los tiempos como leyes de moral y buenas costumbres, aspecto que ellos no cumplen porque creen en el amor libre.

Como toda práctica diferente de las reglas generales, ser una pareja swinger tiene sus contradicciones y su peligros

No todas las personas pueden ser swingers, sólo aquellas acostumbradas a hablar de sus fantasías y que viven la sexualidad al máximo sin tabúes ni restricciones con sus propias parejas, quienes están dispuestas a pasar a otro nivel y experimentar cosas nuevas.

Quienes sufren de celos no pueden ser swingers porque eso sólo crearía una gran crisis matrimonial y los llevaría al divorcio, ya que una persona celosa sólo va a pensar que a su pareja le va a gustar más la mujer o el hombre del otro y esa no es la idea de los swinger, sino disfrutar del momento y seguir la vida matrimonial de manera normal y sin contratiempos.

Las personas que buscan ser swingers pueden encontrar parejas en algunos clubes y moteles donde ellos se congregan o en tal caso se buscan por internet, aunque esta manera es menos segura.

Las prácticas a realizarse se hablan entre las parejas ya que no todos, al principio, están dispuestos a llevar a cabo la relación sexual completa y optan sólo por caricias y besos o sexo oral sin penetración.

Ser swinger es un estilo de vida sexual, donde hoy en día más y más parejas se han integrado para conseguir un abanico de opciones y darle a sus vidas esa satisfacción extra marital que buscan tener. Respetar las reglas básicas y a cada persona que esté participando muy importante para el éxito de este estilo de vida.