Hoy se ha celebrado, un año más,el tradicional sorteo de Navidad, y se han podido escuchar las voces de losNiños del colegio de San Ildefonso cantando los números que iban saliendo delos bombos donde se encontraban todas las ilusiones de los españoles que aúnconfían en salir de su situación económica, en la mayoría de los casos nodemasiado boyante. Por supuesto, hay excepciones, como en toda regla que seprecie, como es el conocidísimo caso de Carlos Fabra, que reconoció haberganado en varias ocasiones premios de lotería, aunque eso más bien sonaba aexcusa para camuflar la dudosa procedencia de sus excesivos ingresos.

Este año, como suele suceder, elpremio Gordo ha estado muy repartido por toda la superficie del territorioespañol, extendiendo esa felicidad repentina entre todos los afortunados que,estas fiestas, podrán tener motivos de peso para sonreír a mandíbula batiente ysentirse felices, olvidándose temporalmente de la pésima situación económicaque padece este país. El número que han cantado los niños y que han hecho salirmomentáneamente a mucha gente de su oscura realidad ha sido el 13.437, y entreotras poblaciones, ha sido vendido en algunas localidades de Murcia, Madrid,Valencia, Cáceres, Cádiz, Las Palmas, La Rioja, León, Coruña y Albacete. Paraaquellos que fueran los felices portadores de un billete completo de dichonúmero, cosa que sucede en muy pocas ocasiones, han sido agraciados con unpremio de 4 millones de euros.

Pero lo más habitual es que losbilletes sean repartidos en décimos, que a su vez se dividen en participacionesde pequeñas cantidades, para que alcancen a más personas aunque el premiodisminuya considerablemente. Estas participaciones suelen ser vendidas porbares, colegios, empresas y centros de diferentes especializaciones, con unapequeña parte del precio de venta que se utiliza como donación al emisor, asíque el premio que se puede percibir da para permitirse algún capricho, pero lonormal es seguir trabajando, porque lo de retirarse con el importe del premioqueda bastante lejos.

Por una participación en las que se juegue realmente por4 euros, habrán obtenido sus dueños unos 160 mil. No está nada mal, ¡eh!

El segundo premio se ha repartidoaún más, llegando a casi toda España, con un premio por billete de un millón 250mil euros, 125 mil por décimo y unos nada desdeñables 25 mil euros por cadaparticipación de 5 euros, de los que se juegan 4 y el otro es para el emisor.

Yel tercero, que ha dado medio millón de euros de premio por billete, se haquedado íntegramente en la localidad barcelonesa de L'Hospitalet de Llobregat,lo cual me alegra mucho, porque seguro que le ha tocado un pellizquito a algúnfamiliar, amigo personal o simple conocido, ya que es mi lugar de nacimiento ydonde he vivido la mayor parte de mi vida.

¿Le habrá tocado saltar dealegría de nuevo, esta vez en su celda, a Carlos Fabra, al ver en la pantallade la televisión del salón común para reclusos, en la prisión en la que seencuentra, aparecer su número como uno de los premiados? Sinceramente, espero queno.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!