Anabel Pantoja ha decidido públicamente no pronunciarse en el conflicto entre su tía Isabel Pantoja y su primo Kiko Rivera, lo que hace que en ‘Sálvame’ se la cuestione y se la ponga en muy difícil tesitura, una tarde sí y otra también. Irene Rosales, Mujer de Kiko Rivera y madre de sus dos hijas, ya no puede más, lleva mucho tragado y en ‘Viva la vida’ anunció que había decidido ponerse en manos profesionales, para recibir unas pautas que la ayuden a gestionar mejor todo lo que hace años está viviendo.

Hay que recordar que ella se ha mostrado siempre firme al lado de su marido, defendiéndolo y ayudándolo contra viento y marea, con el plus de tener que atender junto con su madre a su padre que llevaba muchos años enfermo de cáncer y viendo como precisamente era su madre la que se iba en pocos meses, aquejada de la misma enfermedad que al cabo de poco se llevó también al padre, por lo que el año pasado perdió a los dos y todavía no se ha recuperado de ello.

Su padre falleció en plena debacle de Kiko Rivera con su madre y no recibió el consuelo cercano de la tonadillera ni del ‘tito’ Agustín, lo que vino a agravar aún más si cabe el conflicto.

‘Isabel podía haber ayudado. Me duele mucho y lo seguimos sufriendo Kiko y yo’

Irene entraba vía telefónica en ‘Sálvame’ después de que Anabel Pantoja afirmará que la tonadillera no miró hacia otro lado respecto a la adicción de Kiko Rivera, lo que motivó que Irene quisiese puntualizar de una vez lo que ya su marido había dejado claro en una entrevista anterior.

afirmaba que su suegra solo les había ayudado en la semana del Rocío, pero que cuando volvieron a casa nunca más volvió a preguntar ni a interesarse por su hijo, ni que médicos lo llevaban, ni que medicación tomaba: ‘Si Kiko dice que no sintió la ayuda de la madre es la pura verdad y lo sigue sintiendo a día de hoy'.

No entiende Irene esa actitud de la tonadillera, ese mirar para otro lado evadiéndose de la dura realidad que ha atravesado su hijo y por la que todavía está en tratamiento. Irene sentenciaba: ‘no tengo nada que hablar con Isabel, ya lo hice en su día cuando le pedí ayuda para Kiko y no se la dio’.

Anabel Pantoja opta por llorar pero sigue sin posicionarse

De sobra es sabido que cuando la sobrinísima se ve cogida en falta opta por llorar a mares, mostrar aspecto compungido y dejar que vaya pasando el tiempo, evitando así recibir nuevos vapuleos.

Irene la conoce muy bien y lo mismo Jorge Javier Vázquez que indicaba que la mujer de Kiko había entrado porque está molesta con ella y con sus palabras educadas, pero contundentes, le estaba diciendo: ‘oye, basta ya’.

Irene le dejó claro a Anabel que ella sabe que su tía podía haberse comportado de otra forma y que sabiendo lo que están pasando, podía haber sido más flexible y decir públicamente que cuando Kiko ha tenido un problema grave de salud, su madre nunca ha estado a su lado.

La colaboradora se deshacía en lágrimas y pedía perdón por no estar a la altura, insistiendo en que ella no había sido consciente de nada y que no se ponía al lado de su tía para echar por tierra a Irene, pero que conociendo a su tía no creía que ella quisiera que su hijo hubiese caído en el abismo de la adicción y que jamás diría que su tía había estado con Kiko antes que Irene.

Todos sus compañeros mostraron total comprensión hacia Irene Rosales y repudio a la actitud de Anabel Pantoja que sigue día tras día, tratando de defender lo indefendible.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Sálvame
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!